Los desafíos pendientes tras la ley que prohíbe las bolsas plásticas

La Hora

Jueves 09 de agosto de 2018

Pese a la reciente implementación del proyecto “Chao bolsas plásticas”, cada día son más los desechos, como colillas de cigarro, envases plásticos, baterías y pañales desechables, que van a parar a las costas de nuestro país (25 mil toneladas por año). Este hecho ha llevado a diferentes especialistas a configurar una propuesta más integral, que no sólo se limitará a las bolsas.

El diputado y actual presidente del Partido Ecologista Verde, Félix González, tiene claro que el fin de las bolsas plásticas, pese a lo positivo de la medida, sigue siendo insuficiente para frenar las islas de basura que se generan a diario en el mar.

Otro ejemplo de productos que usamos a diario y que terminan por agrandar nuestra huella en el planeta, son los pañales desechables. A esta altura, un producto más que necesario en la crianza de los niños, pero que sólo durante el 2019 en Chile, según proyecciones demográficas del INE, generarán más de 1.658.000 pañales sucios.

Proyecto

El experto medioambiental se encuentra trabajando en el proyecto “Ley de embalajes y eliminación de plásticos de un sólo uso”, que será presentado como una moción parlamentaria durante el mes de septiembre.

Félix explicó que “la medida busca limitar lo más posible el uso de piezas plásticas, que luego de ser usadas son botadas a la basura, siendo las bombillas el ejemplo más conocido, pero no el único”, detalló.

“Lo primero son los plásticos más prescindibles, que son súper habituales cuando uno va a un supermercado. Los ejemplos van desde las pequeñas bolsas usadas para envolver las cecinas, hasta casos extremos como la venta de naranjas peladas que ocupan varias capas de plástico y plumavit para ser envasadas ”, agregó Félix González.

Finalmente, Nelson Urra, director de Ingeniería en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la U. Mayor, sugiere que “es necesario volver a nuestras raíces”, explicando que “hace un par de décadas la mayoría de los envases eran reutilizables, por ejemplo, la clásica botella de vidrio para la leche”.

“Por otra parte, también es necesario que los materiales bioplásticos (implementados en algunas botellas) se vuelvan más populares en la industria masiva, pues no dejan las pequeñas moléculas que dañan el ambiente”, agregó.