Crisis en Argentina: Macri prefiere la dura realidad a la magia

La Hora

Viernes 31 de agosto de 2018

El presidente Mauricio Macri está claro: no es un mago para salir de la crisis económica de su país, pero no va a caer en la cesación de pagos a sus acreedores externos ni menos a emitir dinero sin respaldo.

Y no es menor, ya que ayer el peso argentino sufrió su mayor derrumbe diario desde diciembre de 2015, al aumentar la desconfianza de los inversores en la política financiera del país, pese a los esfuerzos del gobierno de demostrar el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de ratificar el compromiso por achicar el déficit fiscal para despejar dudas de una eventual insolvencia.

“No hay una solución mágica que esté a mano. Durante nuestra historia en estas situaciones se recurrió a no pagar nuestra deuda, cosa que es absolutamente imposible hoy, o a emitir plata como para generar una ficción, que es absolutamente imposible”, dijo el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, en declaraciones a una radio local.

En los últimos días, con el agravamiento de la devaluación del peso ante el dólar y las advertencias de la oposición por la alta emisión de deuda externa, en diversos medios de comunicación se hicieron conjeturas con que el gobierno optara por el “default”(cese de pagos), algo que Peña negó que vaya a suceder.

En todo caso, el Banco Central argentino salió a vender 330 millones de dólares con tal de frenar el alza de la divisa mediante una gran oferta de moneda estadounidense.

La historia
No obstante, se hicieron comparaciones con la grave crisis que azotó al país en 2001, que acabó en un corralito bancario (restricciones a los ciudadanos para retirar dinero de los bancos), la renuncia y posterior marcha del presidente Fernando de la Rúa en un helicóptero y la declaración de la suspensión de la deuda.