Consejos para dejar atrás la depresión invernal

La Hora

Miércoles 08 de agosto de 2018

Cambios de ánimo, apatía social y desmotivación, son sólo algunos de los síntomas propios del Trastorno Afectivo Estacional (TAE), un tipo de depresión que aumenta durante el invierno.

Como la enfermedad es más frecuente de lo que se piensa, conocer algunos consejos para hacerle frente es de vital importancia (ver recuadro).

Sin ir más lejos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifró que de los 300 millones de pacientes que sufren de depresión en todo el globo, al menos el 30% de ellos, empeoran sus síntomas con la estación producto de diferentes factores.

Para la Solange Miller, coordinadora de Psicología de la Clínica RedSalud Santiago, el principal elemento que produce el TAE o Depresión de Invierno, es la escasa exposición solar durante este periodo del año.

“En invierno los días se acortan, hay menos exposición a la luz solar y, por lo tanto, el cerebro libera más melatonina. Esta hormona tiende aletargarnos y volvernos más sedentarios, ya que es resultado de una descoordinación de nuestro reloj biológico”, explicó la especialista.

Según Solange Miller “la patología se expresa con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, especialmente para aquellas que están entre el rango etario de los 20 y 40 años”. Macarena López (27), es un claro ejemplo del paciente promedio que llega hasta una consulta psicológica para combatir el TAE.

Macarena es publicista de profesión, y pese a la alta carga laboral que recibe por su trabajo, sólo sufre síntomas depresivos en pleno invierno. “Durante esta época siento que cambio de ánimo, que tengo menos ganas de hacer cosas, salir de la casa e, incluso, ver a mis amigos”, aseguró.

“No siento ganas de interactuar con gente y por eso puedo estar fácilmente un fin de semana entero durmiendo, viendo Netflix y levantándome sólo para ir al baño y comer algo. Al principio mis amigos me obligaban a salir, pero eso terminaba por enojarme más”, agregó.

De todas formas, la psicóloga Solange Miller advirtió que “no necesariamente querer pasar más tiempo acostado es sinónimo de la Depresión de Invierno”.

“Si se convierte en un patrón estacional, o sea, que se repite cada año, se puede tener más certeza sobre el diagnóstico. Además, las personas presentan otras señales, como apatía, irritabilidad, hipersensibilidad, desconcentración que pueden afectar los estudios o trabajos”, detalló.

Cambio de hora

Luego de más de tres meses utilizando el horario de invierno, será reemplazado a las 24.00 horas del sábado 11 de agosto, por el nuevo huso horario correspondiente al verano. Dentro de las principales consecuencias el cambio traerá mañanas más oscuras, lo que según la psicóloga, Solange Miller, podría “aumentar los cuadros de este tipo de depresión hasta que lleguemos a la nueva estación (verano)”.

Finalmente, el neurólogo y director médico de la Clínica Somno, Pablo Guzmán, señaló “que efectivamente esto podría ocurrir, pero en menor medida, ya que sólo estaríamos hablando de una hora más de oscuridad por las mañanas”. Y agregó: “Ahora bien, en países cercanos a los polos del planeta se dan más estos casos”.

AniversarioLas 50 Mujeres más influyentes de Chile
Presentado por: