Columna Julio Salviat: por equilibrar hacia abajo

La Hora

Lunes 13 de agosto de 2018

Diecinueve años pasaron antes de que un futbolista chileno se desempeñara en canchas argentinas desde que el legendario Sergio Livinsgtone se despidiera de Racing para volver a Universidad Católica. Hasta ahí sólo tres connacionales le había precedido: Iván Mayo (Vélez Sarsfield), Roberto Luco (Boca Juniors) y Ascanio Cortés (River Plate). Y hubo que esperar desde 1943 hasta 1962 para que se repitiera la situación con las contrataciones de Eladio Rojas (River Plate) y Jaime Ramírez (Racing).

Tres décadas completas transcurrieron despuès para que un club trasandino se fijara de nuevo en un jugador de estos lados. Aconsejado por el entonces bisoño entrenador Marcelo Bielsa, Newells’Old Boys contrató a Luka Tudor en 1992.

Esas dos incidencias reflejan lo difícil que fue, en épocas añejas, el cumplimiento de sueños para tanto chileno bueno para la pelota. Pero algo pasó, porque por estos días hay nueve profesionales repartidos en canchas argentinas, tratando de responder a sus contrataciones y con el ojo puesto en la selección nacional.

Independiente y Racing, las dos potencias de Avellaneda, son los más acogedores. En la “Academia” están el arquero Gabriel Arias, el lateral Eugenio Mena y el volante Marcelo Díaz; en los “Rojos”, los mediocampistas Francisco Silva, Pedro Pablo Hernández (y se acaba de ir el central Paulo Díaz). El delantero Marcelo Larrondo, que ha hecho toda su campaña allá, defiende al Defensor y Justicia; el lateral Alfonso Parot cumple buena labor en Rosario Central; otro lateral-volante, Fernando Cordero, suda en San Martín de Tucumán, y Pablo Galdámez, volante, se está aclimatando en Vélez Sarsfield.

Nunca hubo tantos, simultáneamente, En el 2000 y el 2016 llegaron ocho chilenos a la liga argentina; en 2003, siete.

Lo que explica este fenómeno es que la Asociación de Fútbol Argentino cometió la torpeza de hacer un campeonato con 36 equipos. Equilibró hacia abajo y ya no tienen de dónde sacar buenos jugadores.