El 2018 se triplicaron las preemergencias

La Hora

Viernes 31 de agosto de 2018

Cuatro meses han transcurrido desde que el Gobierno aplicó la restricción permanente para vehículos con convertidor catalítico fabricados antes de septiembre del 2011, y pese a la medida, la calidad del aire en la capital ha seguido empeorando.

Y es que durante 2017, entre el 1 de abril y el 31 de agosto -fecha en que aplica la restricción- se presentaron 31 episodios de contaminación, mientras que este año, en el mismo periodo, sumamos 37.

En cuanto al detalle, el año pasado la Intendencia Metropolitana decretó 29 alertas ambientales y 2 preemergencias. Para este año, los 37 casos se dividieron en 31 y 6, respectivamente, o sea, se triplicaron las preemergencias.

La medida de restricción, según un estudio realizado por la Universidad Bernardo O’Higgins sobre las comunas afectadas por el Plan de Descontaminación, ha prohibido la circulación de 915 mil automóviles con convertidor catalítico, es decir, un 23,6% del parque automotriz de la Región Metropolitana (3.868.427 autos).

Plan Integral
Eso sí, hay quienes no se extrañan por los resultados obtenidos. Como el director del Observatorio de Transporte y Tránsito de la UTEM, Álvaro Miranda, quien calificó la medida como “ineficiente”, pues “sólo ataca el uso de vehículos privados y no al mejoramiento del transporte público y conectividad de la ciudad”.

“La mayor cantidad de episodios, habla de la baja calidad de la norma, que lo único que hizo fue aumentar la venta de vehículos nuevos”, señaló Miranda.

“Hay que incentivar la venta de vehículos eficientes, crear un impuesto para los de alta cilindrada y promover el uso de los autos eléctricos, que de momento son un tercio más caros que los normales”, agregó.

Por otra parte, desde el punto de vista medioambiental, Rafael Correa, director del Magíster en Tecnología Nuclear UTEM, detalló que “no tiene lógica restringir sólo la circunvalación Américo Vespucio, porque quedan fuera la mayoría de las industrias de Santiago, además de una alta densidad de población y tráfico”.

Correa calificó la situación de la capital como “una de las más críticas del país”, y según él “ha empeorado a gran velocidad, especialmente este año”.

mala ventilación
Desde el Ministerio de Medio Ambiente, Marcelo Fernández, jefe de División de Calidad de Aire, indicó a La Hora que “los planes de descontaminación promueven cambios estructurales cuyos resultados no pueden observarse de un año para el otro”.

“La Región Metropolitana, por ejemplo, inició el proceso de descontaminación en la década de los noventa y a la fecha muestra una reducción del 68% de las partículas MP2,5”, detalló.

“Por otra parte, al analizar el número de episodios de los últimos 3 inviernos, observamos que el año 2017 fue particularmente benigno en términos de la ventilación, lo cual redujo en forma importante el número de episodios respecto de 2016. Este año, las condiciones meteorológicas han sido más adversas”, agregó Fernández.

Finalmente, el Dr. Mauricio Fernández, presidente del Depto de Prevención de Sochicar y cardiólogo de Clínica Alemana de Santiago, destacó que “la contaminación del aire se asocia directamente con las enfermedades broncopulmonares”.

Tanto así que, según el especialista, “los estudios describen una mayor incidencia de infartos al corazón y mortalidad producto de las partículas contaminantes”.