¿Qué hacemos con los celulares que ya no sirven?

La Hora

Jueves 26 de julio de 2018

La enorme cantidad de desechos tecnológicos que produce nuestro país no descansa. Sin ir más lejos, en los últimos 10 años, entraron más de 100 millones de celulares. La pena, es que en la actualidad sólo están operativos alrededor de 23 millones. ¿Qué habrá pasado con el resto? KanguroChile.cl, compañía especialista en telefonía celular, realizó una encuesta para descubrir dónde están los móviles desechados. En total, fueron consultadas 2.400 personas, de las cuales 2.064 confesaron tener guardado un teléfono en mal estado, tal como si se tratara de una reliquia.

Sobre las razones que tienen nuestros compatriotas para acumular chatarra electrónica, el 90% señaló tener guardado el aparato por razones sentimentales, el 5% para casos de emergencias (robos, pérdidas de equipo). Finalmente, el 3% señala no tener un lugar para reciclar.

Para Cristian Lara, experto en reciclaje y director de ReciclApp, la aplicación que recoge materiales reciclables en tu propio domicilio, la negra cifra de móviles acumulados “se debe a las pocas plantas de tratamiento de chatarra en Chile, siendo que lideramos su producción en Latinoamérica”.

“Sin ir más lejos, cerca del 40% del contenido total de basura electrónica, es enviado hasta Bélgica donde sí los pueden reducir”, agregó.

Finalmente, lo que realmente preocupa a los especialistas es que con el tiempo los celulares se degradan y contaminan.“El problema viene al momento que esa chatarra termina en un basural, pues en el proceso de degradación irá liberando metales pesados al medio ambiente con un alto impacto a nivel de contaminación”, explicó Marcelo Ponce, Gerente de Negocios kanguroChile.cl.

Qué se puede hacer
En la actualidad, existen varias empresas como KanguroChile, y Entel, quienes reciben en parte de pago los viejos equipos. Eso sí, deben estar funcionando.

De lo contrario, sólo sirven para extraer algunos metales valiosos. “La electrónica, cámaras, memorias, pantallas, baterías, conectores externos e internos, micrófonos, parlantes… todo es reciclaje. Y, finalmente, terminarán en refinerías donde se puede re obtener muy pequeñas cantidades de oro, plata, platino, titanio”, señaló Marcelo Ponce.