Dentistas tendrán su propio Eunacom desde este año: egresados de universidades estatales rendirán examen en noviembre

Gabriel Arce

Martes 10 de julio de 2018

Los futuros odontólogos deberán certificarse desde este año en una prueba similar a la que rinden los médicos. La meta es que las Ues privadas se sumen.

La enseñanza de la odontología sufrió un golpe en el tablero. Lo que hasta ahora era un terreno propicio para la proliferación de nuevas carreras sin control, este lunes tuvo una significativa acción política de freno.

En Avenida Santa María 1990, en plena sede del Colegio de Cirujanos Dentistas, se concretó un acuerdo en la búsqueda de certificar la calidad de cada egresado de odontología que salga de las universidades chilenas: a partir de este año, y al igual que la Eunacom de los médicos, los futuros dentistas deberán rendir un examen nacional que certifique sus capacidades.

Se tratará del Examen Nacional de Odontología (ENO), instancia que el Colegio de Dentistas venía exigiendo hace ya años. “Eso es el primer paso político que le estamos dando a la ciudadanía”, dice el vicepresidente del Colegio, el doctor Jaime Acuña. Además, agrega, es un llamado de atención para que los ministerios de Salud (Minsal) y Educación (Mineduc) “asuman el liderazgo que deben tener”.

La medida, sin embargo, es recién la primera piedra. El examen será rendido en su primera versión por las siete facultades ligadas a la Red Estatal de Odontología, organización que también estuvo detrás del acuerdo.

“El ENO se va a aplicar en noviembre y los resultados se tendrían antes de fin de año. Nos interesa que sean de amplio conocimiento público y también de los egresados e instituciones desde donde salen nuestros colegas”, explica Ramón Fuentes, presidente de red estatal.

Remezón

La discusión sobre la calidad formativa de los dentistas no es nueva. En los últimos diez años la cantidad de odontólogos creció de 8 mil a 15 mil. ¿El problema? La cantidad no implicó buenas credenciales: aumentaron a 34 las carreras en todo Chile, pero, del total, solo 15 están acreditadas. Entre las no certificadas, dicen desde el gremio, varias de ellas ni siquiera cuentan con campos clínicos.

“Lo de este año es un piloto”, aclara Fuentes. Esto porque el ENO aún no posee carácter obligatorio. No obstante, ya son 418 los estudiantes inscritos para rendirla en noviembre, que representan a la generación de egresados de las universidades estatales.

La misión a futuro, explica Acuña, es que el Gobierno tome la posta y haga del ENO una obligación también para las instituciones privadas, siendo el piso mínimo para que los odontólogos demuestren sus conocimientos técnicos.

“No se puede seguir discriminando. No podemos tener exámenes nacionales para algunas profesiones de la salud y no para otras. Nosotros estamos velando por la odontología ahora, pero esperamos que llegue el día en que todas las carreras de salud tengan un sistema de acreditación que dé certezas de calidad”, opina el vicepresidente del Colegio de Dentistas.

La meta del acuerdo es que la obligatoriedad del ENO se consiga para 2019, aunque, dicen, depende de la reacción de las carteras de Salud y Educación para que obliguen a las demás carreras.

“(Las universidades privadas) tendrán que tomar definiciones y tienen un solo camino ético y de sentido común. Ellos tienen que abrir la puerta para el examen nacional. No pueden seguir desarrollando la odontología en un país donde estamos dando señales claras de lo que queremos mientras ellos siguen en una burbuja. La señal política es para el Minsal y para todas esas facultades que están mirando el techo”, lanzó Acuña.

Se trata, a su vez, de la segunda victoria del gremio, que pujó para que la acreditación de las carreras de odontología tengan un carácter obligatorio a partir de 2020. Eso, en parte, porque Chile vive una paradoja: a pesar de contar con un dentista cada 1.140 personas, en el sistema público apenas se dispone de un profesional cada 4.800 usuarios.