Consejos para convertirte en un FoodStyling

La Hora

Martes 31 de julio de 2018

En medio de la locura de compartir todo lo que hacemos en las redes sociales, la tendencia de los FoodStyling ha tomado cada vez más fuerza. La moda se trata de sacar las mejores fotos a los platos de comida antes de comerlos. Instagram, Pinterest, Facebook, entre otros, han facilitado la práctica de esta tendencia en todo el mundo.

A pesar de que para muchos la tentación del plato mismo les impide tomarse un tiempo para sacar la foto, hay otros que lo intentan sin lograr capturar la imagen perfecta.

El food styling, es ese “arte” de preparar alimentos que se vean lo más apetecibles que se pueda, para poder subirlo con orgullo a las redes sociales. Para lograrlo debes tener una buena cámara y una buena estructura.  El food styling abarca desde hacer una foto sencilla de arroz con huevo, hasta una de un menú elaborado casi por un chef. La idea principal es encontrar los ingredientes perfectos, elegir los que combinen y contrasten, producirlos para la foto, etc.

 filtros y luz. Es preciso tener buena iluminación tanto con focos como luz natural.  Rodrigo Fierro, Product Manager de Panasonic Chile, aconsejó que: “Si buscas buenas fotos en resolución 4k, recomiendo el modelo Lumix de Panasonic FZ80, que es una cámara que cuenta con muy buena resolución”.

Aprovecha el momento perfecto. Haz la foto con el plato recién servido, tendrá más brillo, textura y estará mucho más organizado. Si tu plato incluye ensaladas, tírale un poco de agua para que se vea más fresca y radiante.

Toma más de una foto. Realiza muchas fotos en ráfaga y no te quedes con la primera que hagas. La idea es ir cambiando el ángulo, la profundidad de campo o el balance de blancos para conseguir la foto perfecta. Rodrigo Fierro, asegura que “si estás empezando en este tipo de fotografía, el ángulo de 45° es el mejor aliado. Para llegar a ese encuadre, toma la foto desde la misma posición de tus ojos”

Sin miedo. Un consejo clave es que no te dé miedo involucrar las manos. Puedes hacer la acción de tus manos con un vaso o simplemente ponlas a un costado del plato. La idea es que cuentes una historia real y no se vea algo artificial.

Los colores. Un secreto para lograr una foto de comida perfecta, es combinar el rojo con el verde, por ejemplo, el tomate y la lechuga son un buen punto de partida. Los platos de color blanco son ideales para servir comida de colores vivos.