Columna Jorge Molina: Integración social

La Hora

Martes 24 de julio de 2018

El proyecto de viviendas sociales, impulsado por el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, que busca entregar una solución habitacional a 85 familias vulnerables, ha generado airadas protestas por parte de vecinos de esa comuna, que no desean colindar con viviendas y familias de escasos recursos, bajo pretexto, de que ese tipo de viviendas, “erosionaría la plusvalía de sus hogares”.

Ello es sólo la expresión del clasismo, la desigualdad y la discriminación, expresada en los territorios (ciudades) y que tristemente, como sociedad, hemos ido naturalizando. Parece no impactarnos que tenemos educación y salud segregada socialmente, y esas diferencias sociales, que hemos naturalizado a lo largo de nuestra historia y que las autoridades locales y nacionales parece no incomodarles, también tienen una expresión en las ciudades, pues, se han configurado barrios para distintas clases sociales, sin que ninguno pueda traspasar esas fronteras simbólicas, configurándose guetos y barrios elitistas.

A lo largo de todo el país podemos ver cómo son segregados y ordenados territorialmente los grupos sociales, desplazando a los pobres e impidiéndoles habitar ciertos sectores: ocurrió en Iquique, donde los pobres tuvieron que irse a habitar a Alto Hospicio; en Peñalolén, se edificaron muros para que los pobres no puedan acceder (ni ser vistos); en Pirque, los parceleros se han opuesto a la construcción de villorrios para campesinos; en Viña del Mar, los pobres fueron desplazados hacia los cerros; está ocurriendo en Curicó, en el sector de Zapallar; al igual que en Talca, en el sector de Las Rastras y alrededores; y Las Condes es solo una expresión más de ese clasismo. Como sociedad tenemos que enfrentar y cambiar urgentemente estas problemáticas, desnaturalizando el clasismo, la discriminación y segregación territorial, empezando a pensar, diseñar y construir sociedades (y ciudades) inclusivas y democráticas, en las que ningún ser humano sea excluido o limitado por sus ingresos.