Volcán de fuego en Guatemala: erupción devastó pueblos completos

Claudia Maldonado

Lunes 04 de junio de 2018

Columnas de lava han causado la muerte de al menos 62 personas.

Desolación: casas destruidas, plantaciones completamente calcinadas, autos aplastados por las cenizas; ese era el paisaje este lunes en los poblados guatemaltecos que el domingo fueron arrasados a causa de la erupción del Volcán de Fuego.

Un total de 62 cadáveres habían sido rescatados hasta la tarde del lunes, pero se temían muchas más víctimas fatales. Los sobrevivientes han reportado a cientos de familiares desaparecidos, y los equipos de rescate trabajaban en su búsqueda, aunque su acceso era limitado en zonas donde las cenizas aún estaban ardiendo.

Al menos dos caseríos quedaron completamente devastados, El Rodeo y San Miguel Los Lotes. Un periodista de la agencia France Presse que recorrió Los Lotes contó que observó al menos tres cuerpos calcinados entre el lodo y la ceniza, donde también vio gallinas, patos y perros muertos.

“El volcán había hecho erupción, pero nunca de ésta manera”, comentó Gustavo Larios, un albañil de 27 años que junto a varios vecinos, con pañuelos en el rostro, recorría las calles del caserío en busca de familiares y amigos desaparecidos.

Cerca de ahí, frente a una ambulancia, Eufemia García (48, foto) lloraba desolada al enumerar a una decena de miembros de su familia, entre ellos sus tres hijos, que quedaron atrapados al momento que el deslave tomó por sorpresa el poblado. “Yo quería regresar por ellos, yo quería regresar”, repetía.

volcan guatemala

¿Qué ocurrió?

El Volcán de Fuego, de 3.763 metros de altura y situado 35 km al suroeste de la capital, hizo erupción la tarde del domingo provocando un flujo piroclástico -de rocas y gases calientes- que descendió rápidamente por las laderas, alcanzando varios poblados de los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez.

El secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio García Cabañas, indicó que los fallecidos quedaron atrapados en el material caliente que descendió del volcán y que alcanzó los 700 grados de temperatura.

El geólogo David Rothery, de la Open University de Inglaterra, explicó que esta erupción generó columnas piroclásticas, que pueden desplazarse a más de 100 kilómetros por hora, mucho más rápido y mucho más lejos que las columnas de lava, como las que se han visto el último tiempo en el Kilauea, Hawai. Esa característica provocó que mucha gente no alcanzara a escapar.

El total de afectados fue cifrado en 1,7 millones de personas; de ellas unos 3.265 fueron evacuadas de las áreas aledañas y unas 1.687 fueron llevadas a albergues.

El Presidente, Jimmy Morales, que ayer visitó a los damnificados, decretó tres días de duelo y estado de calamidad en los tres departamentos más afectados.

La gran potencia de la erupción, la mayor del último siglo en Guatemala, ocasionó una lluvia de ceniza que se dispersó por varias ciudades, provocando el cierre temporal del aeropuerto internacional de la capital.

El Instituto Nacional de Sismología y Vulcanología de Guatemala (Insivumeh) informó que la erupción terminó, pero que los lahares todavía representan un riesgo, en especial porque para los próximos días se prevén lluvias. Con el agua, las cenizas frescas se pueden transformar en un barro denso (como cemento húmedo) y devastar rutas o destruir puentes.