El testimonio de los imputados por homicidio de mujer: "Nos dijeron que nos matarían"

La Hora

Miércoles 27 de junio de 2018

Dos de los imputados por el homicidio de una mujer en el barrio República relataron cómo fueron torturados al interior de la cárcel.

Cristián Romero (20) y Jonathan Chávez (21), ciudadanos ecuatorianos quienes se encuentran en prisión preventiva por el robo con homicidio de Margarita Ancacoy, entregaron su visión sobre los hechos que vivieron al interior del penal Santiago 1, en una declaración dada a la Oficina de Seguridad Interna de Gendarmería, a la que tuvo acceso el diario La Tercera.

Según contaron, en la sala de comida de la cárcel fueron golpeados y sometidos a ataques con electricidad por cuatro internos. Mientras comían, un recluso del módulo 11 les preguntó cuál era la causa de su detención, a lo que Romero respondió que fueron acusados de homicidio, pero aseguró que no recordaban nada porque estaban borrachos en ese momento.

“De repente varios internos chilenos comenzaron con amenazas de que nos iban a pegar unas puñaladas, que no saldríamos vivos y que nos matarían”, indican en su declaración, agregando que un reo apodado como ‘El Peluquero’ les cortó el pelo, antes de recibir golpes de parte de varios internos “con un fierro en todas las partes del cuerpo”.

A_UNO_956323_cb696

“Como habíamos sangrado, los internos nos obligaron a limpiar la sangre con nuestra propia ropa, por ende, nuevamente nos llevaron a la ducha para quitarnos la sangre en donde nuestra ropa quedó toda mojada”, señaló Chávez.

Tras ser bañados con agua fría por cerca de 30 minutos, fueron obligados a estar sentados de las manos en unas sillas, mientras recibían descargas eléctricas. “Nos estaban grabando por un teléfono, ya que nos decían que teníamos que pedir disculpas por lo que habíamos hecho”, agregó Chávez.

Ambos imputados destacaron la labor de un gendarme que los ayudó a salir de la situación, llevándolos a un lugar seguro. “Cuando los internos nos ordenaron correr a la salida y mientras nos golpeaban, el funcionario de Gendarmería nos levantó y nos quitó de encima a los agresores. Gracias a él no sufrimos mayores lesiones”, concluyó Romero.