Mi primer mundial fue...: Los recuerdos mundialeros de nueve chilenos

La Hora

Jueves 14 de junio de 2018

No es exagerado: para quienes disfrutamos el fútbol, el primer Mundial es como el primer amor, ese que nunca se olvida. Acá, nueve amantes del juego más lindo del mundo recuerdan ese primer amor.

ramon ulloa

Ramón Ulloa, periodista de Canal 13: “Vi el gol de Ahumada ante la RDA en blanco y negro”

“Tenía seis años, pero me acuerdo del partido con la otra la Alemania, la Alemania Oriental en 1974.
Lo vimos con mi viejo en un televisor grandote en blanco y negro que teníamos en la casa, en Puerto Montt. Era bien temprano en la mañana, en invierno. Tengo recuerdo de la celebración del empate de Chile.

Fue el Negro Ahumada el que hizo el empate, si es que la memoria no me falla. Es un recuerdo vago, no me recuerdo del partido propiamente tal. A esa edad me ponía con un cojín en el piso del living de mi casa, así miraba la tele en la infancia en el sur”.

german casas

Germán Casas, la voz del Rock del Mundial: “En un show nos avisaron que Chile le había ganado a Rusia”

“Para el Mundial del 58 llegaban algunas noticias por los noticiarios de los canales y ahí uno alcanzaba a ver pedacitos de lo que mostraban de ese Mundial. Recuerdo por ejemplo haber visto a Pelé metiendo goles en Suecia, pero era muy poca la información que llegaba en ese entonces.

Ya para el Mundial de 1962 me acuerdo que yo alcancé a ver el partido de Suiza con Chile y el de Italia con Chile, pero después nos contrataron para hacer una gira al norte con Los Ramblers.
Como justo fue en esa fecha en plena fase de grupos, me perdí el partido de Chile contra Alemania, que era el último de los grupos y después el partido contra Rusia. Me acuerdo perfectamente que para el partido entre Chile y Rusia en Arica, estábamos justamente haciendo nuestro show en Antofagasta y cuando salimos a escena Chile estaba empatando 1-1 con los rusos.
Justo cuando íbamos a tocar el Rock del Mundial, canción con la que cerrábamos cada show, el animador del evento sale y dice muy exaltado perdonen la interrupción pero tengo que darles una noticia muy importante: Chile acaba de vencer a Rusia por 2-1. En ese momento quedó la embarrada, de verdad que fue una tendalá muy grande en pleno show, todos celebrando y festejando por el paso a las semifinales.

También puedo decir que desde chico siempre me gustó el fútbol. De hecho, mi otra pasión aparte de la música siempre ha sido el fútbol. He visto casi todos los Mundiales, trato de no perdérmelos por nada y tengo muy buenos recuerdos. Ahora me parece una pena muy grande que no estemos en el Mundial, porque merecíamos estar allá, pero de todas maneras voy a ver Rusia 2018”.

catalina flores

Catalina Flores, seleccionada nacional de hockey: “Bailaba el Waka Waka con mis compañeras de colegio”

“Mi primer Mundial fue Sudáfrica 2010. No falté ningún día a clases porque nos llevaban el proyector y nos ponían en la sala los partidos, y ahí alentábamos, saltábamos y gritábamos.
Me acuerdo que en ese tiempo la canción del Mundial era la de Shakira, el Waka Waka. Así que la bailábamos y la cantábamos con mis compañeras.
Mi ídolo en ese entonces era Alexis Sánchez.

Iba al colegio con la camiseta de Chile, nos pintaban la cara siempre he sido muy fanática de la selección y en ese tiempo existían las vuvuzelas. Las llevábamos y las tocábamos siempre. Iban los papás a hacernos completos y picadillos”.

39

Pedro Carcuro, comentarista de TVN: “Tomaba la Matta-San Diego para irme al estadio”

Mi primer Mundial fue a los 16 años y fue el de Chile 1962. Lo vi entero porque mi papá me regaló un abono para el Estadio Nacional. Mi papá tenía tribuna Pacífico, y yo fui a Andes Sur. Justo en el codo sur donde Chile hizo goles contra Suiza me acuerdo que fue ahí. Vi todos los partidos de Chile, salvo el de la Unión Soviética que fue en Arica. Vi Italia-Alemania, Italia-Suiza, el tercer puesto de Chile con Yugoslavia. Tomaba una micro, la Matta-San Diego. En ese barrio tenía su negocio mi papá y ahí me iba para el estadio. Fue un mes de junio maravilloso. En esta fecha estábamos viviendo el Mundial a concho.

hernan rivera letelier

Hernán Rivera Letelier, escritor: “Era extraordinario ver un partido con el pastito verde”

“Mis primeros recuerdos son del Mundial del 62, acá en Chile. Ahí tenía 12 años y recuerdo que tenía que escuchar los partidos por la radio. En la pampa salitrera no teníamos televisor y en la memoria tengo muy presentes los goles de tiro libre del gran Jorge Toro.

También tengo muy grabado el gol de Eladio Rojas en Arica, ese que nos dio el tercer lugar en el Mundial del 62 y de pasadita recuerdo que me gustaba mucho el nombre del delantero Honorino Landa, pero no sé por qué me gustaba tanto su nombre. Incluso cuando hacíamos pichangas en la calle yo era Honorino Landa. Me gustaba más jugar el fútbol que verlo en la tele, siempre ha sido así. Pero recuerdo el primer campeonato Mundial que se vio en colores también, Para ese Mundial vi algunos partidos frente a la tele a color y la verdad es que era extraordinario ver un partido ahí con el pastito tan verde, sobre todo para nosotros que vivíamos en el desierto y que claramente nunca habíamos pisado una cancha de pasto. Realmente era extraordinario verlo en colores, una experiencia única en plena juventud.
También recuerdo después cuando salió campeón Argentina en 1978, cuando le metió los seis goles a Perú y todo el mundo decía que Perú se había vendido.

En todo caso, además de los Mundiales, en la pampa yo era re bueno pa’ la pelota. Empecé jugando con pelota de trapo a pata pelá y en cancha de tierra. De hecho, yo fui el inventor de la rabona, qué Maradona ni que ocho cuartos, a los cinco años yo inventé la rabona, hacía unos goles impresionantes.

Después usé por primera vez un uniforme y usaba la camiseta 9, porque estaba apareciendo Carlos Caszely y ahí él era mi ídolo. De hecho, mi libro El fantasista es en homenaje a él y a Chamaco Valdés. Tengo los mejores recuerdos ligados al fútbol”.

cotito cotito

José Luis Sierra, DT y ex mundialista: “Zico era mi jugador favorito, pero en el 86’ agregué a Platini”

“El primer Mundial que vi fue el del 78. No recuerdo el del 74, debo haber tenido seis años, así que no tengo recuerdos. El del 78 lo vi en mi casa, en la televisión. Junté todos los álbumes desde el Mundial del 86. En el 78 no recuerdo haber tenido jugadores preferidos, pero el 82 sí, Zico era mi jugador favorito. El 86 repitió Zico, aunque era suplente en Brasil. De todas maneras se repitió como favorito, pero le agregué a Platini, porque lo conocimos en el Mundial del 82.

Ya como jugador, estuve en el Mundial del 98 con 29 años y había debutado el 91 en la Selección. Era la oportunidad de ir a un Mundial e íbamos a disfrutarlo, sabíamos que éramos competitivos y el primer gran objetivo era pasar de primera fase, cosa que logramos. Fue una tremenda experiencia, más por mi gol ante Camerún”.

boric 02
Gabriel Boric, diputado: “Recuerdo perfecto a Luis Enrique sangrando”

“El primer Mundial que recuerdo fue el de 1994, iba en tercero básico, juntaba el álbum Salo auspiciado por galletas McKay, además era un gran jugador de láminas en mi colegio, así que completé el álbum con relativa facilidad y me sabía de memoria hasta el equipo de Grecia.

Recuerdo perfectamente la salida de Luis Enrique sangrando, el penal que se perdió Roberto Baggio, el mundialazo de Hristo Stoichkov, los seis goles que metió Oleg Salenko en primera fase, la destacable participación de Hagi en Rumania. Ni siquiera se me pasaba por la cabeza que Chile podía jugar un Mundial, porque nos habían prohibido jugar hasta en las eliminatorias. No entendía que podríamos ser parte de una Copa del Mundo.

Para el 98 fue una locura. En el colegio se veían los partidos. Recuerdo que cuando el croata nacionalizado austriaco (Ivica Vastic) nos metió un gol en el último minuto en el partido Chile-Austria, era tanta la frustración que le pegué un zurdazo a estos paneles de plumavit del diario mural, y como yo soy derecho, y soy poco hábil con la zurda, le pegué al marco de madera y me quebré el dedo meñique.

Después, sin embargo, después de que los árbitros nos regalaran el partido con Camerún, porque ese partido debimos haberlo perdido y celebramos un empate injustificado, salimos todos a la plaza de Punta Arenas a celebrar.

El partido con Italia no recuerdo si fue un sábado o un feriado, porque lo vi en mi casa y no en el colegio (fue el martes feriado 11 de junio de 1998). Fue inolvidable. El relato de Pedro Carcuro en el que “Salas se subió en una escalera al cielo” es algo que quedó grabado en la memoria de todos los que vimos ese Mundial.
Y el sufrimiento de los últimos minutos. El árbitro Bouchardeau, con esa mano de Roland Fuentes que no era. Son recuerdos inolvidables. Perder contra Brasil, eso sí, fue una tremenda frustración.

ministra

Pauline Kantor, ministra de Deportes: “La lámina del Pollo Véliz era muy preciada”

“El primer Mundial que recuerdo es el del año 74. Nosotros veníamos llegando de vivir en Estados Unidos, era emocionante estar viviendo un Mundial, porque yo no tenía mucho contacto con el fútbol, porque venía del fútbol americano. Me tenía absolutamente cautivada.

Era primera vez que veíamos televisión a color en Chile y me acuerdo que había una sala en mi casa en un subterráneo. Habíamos traído un televisor de afuera, entonces mi casa era como el centro donde todos nos juntábamos a ver los partidos del Mundial.

Mi casa vivía llena de gente, yo tenía 10 años y por lo tanto era todo un evento. Mi mamá se preocupaba de preparar aperitivos y tener cosas ricas.
Por otro lado me bajó la obsesión por los álbumes, así que coleccioné el del Mundial del 74 y me encantaba jugar a los monitos. No sé si me gustaba más el fútbol o coleccionar los monitos. Yo vivía frente al parque Américo Vespucio y vivía jugando con el que pillara en la calle, a todos les ofrecía ‘jugar a los monitos’ y era bastante buena. Me acuerdo que siempre necesitaba juntar la lámina del Pollo Véliz ya que era muy preciada, y también la del alemán Beckenbauer, porque además lo encontrábamos guapo, era lo más entretenido que hay juntar los monitos del Mundial, coleccionar el álbum. Como será que en algún baúl de los recuerdos ahí lo tengo guardado, porque fue un tesoro que uno podía tener.

Cuando jugaba a los monitos la mayoría de las veces era contra hombres, pero yo no tenía ningún problema, iba de igual a igual a jugar, además había todo tipo de técnicas con la mano para darlos vuelta y así lograr ganar más monitos.

Otro de los Mundiales ya más recientes que recuerdo bien fue Francia 98’ con la dupla Za-Sa, que nos tenía a todos bastante prendados. Todo el ambiente que se vivía en Francia, la cantidad de chilenos, uno conocía mucha gente que estaba allá, que sacaba fotos, creo que había un ambiente muy pro Chile que acercó mucho ese Mundial”.

fernando ubiergo

Fernando Ubiergo, cantautor: “Lo vimos en el restaurant de mi barrio”

“En 1962 tenía nueve años. Mi recuerdo es muy impactante. Estaba con mi padre y los padres de mis amigos en el restaurant del barrio de mi infancia, en Quinta Normal. Éramos muchas personas y en la pantalla se veía muy poquito. Pero también estaba prendida la radio, con el relato de Darío Verdugo. Su narración era muy rápida.
Por sus emociones recuerdo dos partidos especialmente: el 2-1 sobre Unión Soviética y el 1-0 sobre Yugoslavia, con ese gol de Eladio Rojas en el final. En ese Mundial había consenso en que el mejor jugador de Chile era Jorge Toro. Leonel Sánchez era ídolo y para mí también Raúl Sánchez. Su lugar cuatro años después lo ocupó Elías Figueroa, otro wanderino. Y en el arco jugaba Juan Olivares.

Como el salto que se pegó la televisión fue enorme, el Mundial de Inglaterra lo presencié en grupos más pequeños: con familiares, en casa de un primo… Del empate 1-1 de Chile con Corea del Norte se habló mucho, todos decían que habían cambiando los once jugadores tras el descanso. El fútbol de Chile en ese tiempo tenía buena técnica, pero no era tan intenso. Por eso la velocidad que tenían ellos era increíble. Corrían demasiado.

En ambos Mundiales tuve el álbum. El de 1962 era conocido como el de los cabezones, por el diseño que tenían las láminas. Creo que los completé, pero había tres o cuatro láminas muy difíciles de encontrar. En esa época la radio era muy importante, mis primeros ídolos vienen de la radio. Escuchaba a Hernán Solís y Sergio Brotfeld. Jugábamos a la pelota y era el boom del plástico, así que jugábamos con pelotas de ese material en la calle. La de cuero eran muy pesadas”.