Pedro Carcuro sin Chile ni Italia: "Me gustaría que Messi tuviera su Mundial"

Cristian González Farfán

Viernes 15 de junio de 2018

El rostro más antiguo de TVN debe ser, casi con seguridad, el chileno con más Copas del Mundo en el cuerpo. Las ha transmitido todas desde México 1970, y Rusia no será la excepción. Ello, pese a que Chile e Italia, sus “dos grandes amores”, quedaron fuera. “Hay que buscar algún romance de invierno”, dice el relator que nunca grita gol.

Cuando aún era colorín, Pedro Carcuro tomó palco en el Estadio Monumental de River Plate. Desde su lugar de transmisión, en pleno Mundial 78, vio bajar por las escaleras a Pelé, y no se explicaba por qué O Rei esquivaba a cuanto periodista se le cruzaba en el camino.

“Pelé entró al estadio, bajó como 15 escalones y me fue a saludar específicamente a mí. El tipo no le dio pelota a nadie, era acosado por una multitud y llegó hasta donde estaba yo. Un año antes había grabado Los Mundiales de Pelé con él en Nueva York. Los demás se preguntaban ‘¿y quién será este colorín?”, recuerda Carcuro, y suelta esa risa contagiosa anidada en la memoria colectiva de los chilenos.

Hoy, con la cabellera cubierta de canas, el rostro más antiguo de TVN comenzó a transmitir su decimotercer Mundial. Rusia 2018 es su cuarta Copa del Mundo emitida desde los estudios del canal; las otras nueve han sido en terreno, en la papa misma, como relator o comentarista. “De los que van quedando debo ser el que tiene más Mundiales en el cuerpo”, dice.

Con 50 años en el periodismo deportivo, los mismos que su casa televisiva de toda la vida, Carcuro palpitará Rusia 2018 con un dolor a cuestas: ni Chile ni Italia clasificaron al Mundial.

-¿Vale la pena cubrir el Mundial sin Chile ni Italia?
-Hay que buscar algún romance de invierno, jajá. Mis afectos están con Chile e Italia, es un Mundial sin mis dos grandes amores. Pero los equipos sudamericanos igual me motivan. Me conmueve Uruguay, que con sus tres millones y medio de habitantes van a todos los Mundiales. Quiero ver a Messi, a Neymar, a Perú, me comprometen los equipos del barrio.

-¿Pero a quién apoyará?
-Uruguay es el primero, pero me gustaría que Messi tuviera su Mundial. El mejor jugador del mundo en la última década merece su premio. Es lo que le falta para subirse al podio con Pelé y Maradona. Es un placer verlo todos los domingos con el Barcelona y es un tipo muy correcto.

-¿La ausencia de Chile es más dolorosa que cualquier otra?
-Claro, porque esta era una apuesta más o menos segura. Metimos las patas hasta el fondo. Hicimos todo lo posible para quedar fuera y regalamos la clasificación. Es lindo transmitir un Mundial cuando un país está eufórico. Nadie se preocuparía en este minuto por la nieve, por la lluvia, estaría medio Chile embarcado. Hasta en el retail la venta de los televisores ha sido baja. El Mundial no ha calentado como uno esperaba, lo estamos mirando desde la ventana y más encima nos agarran pa’l chuleteo en todas partes.

-En esta misma fecha, usted estaba en Rusia transmitiendo la Confederaciones. ¿Se le pasó por la cabeza que no volvería al año siguiente?
-Para nada. Yo estaba convencido de que Chile clasificaba al Mundial después de hacer una buena Copa Confederaciones. Los dirigentes, el cuerpo técnico, los jugadores, todos contribuyeron a que no clasificáramos.

-¿Cómo se encuentra hoy tras la trombosis que lo obligó a volver a Chile desde la Confederaciones?
-Bien, puedo caminar súper bien. Relaté un par de partidos. Viajé con la lesión en una pierna, me dolía mucho. No fue en el avión como la gente pensaba. En Rusia pensé que me recuperaría, pero me fui deteriorando. Después de unos 12 días, tanto los médicos de la selección como los rusos determinaron que lo que correspondía era volver y me vine antes de la final.

-¿Cómo ve al VAR en el Mundial? En su relato en la Confederaciones usted estalló de rabia…
-Yo no soy muy pro VAR, pero ojalá que sirva. En muchos casos va a ayudar. En esta etapa experimental tuvo más errores que aciertos. La FIFA dice que lo ha perfeccionado para Rusia 2018. Yo en este aspecto soy más conservador: hubiera ocupado el VAR solo para validar o no los goles. Pienso que el fútbol es un deporte que convive con los errores de los árbitros.

-¿Relatará o solo comentará el Mundial de Rusia?
-Vamos a ver. Si el canal me lo pide, estoy disponible, estoy camiseteado con TVN.

La mágica escalera

Carcuro debutó en un Mundial a los 25 años: colaboró en las emisiones de México 70 desde Santiago. Alemania 74 fue su primera Copa del Mundo en cancha. “Gonzalo Bertrán, uno de los fundadores del área deportiva de TVN, me dio la oportunidad de relatar los partidos finales en Alemania”, agradece el hombre que nunca grita gol. Sus narraciones, desde el “me pongo de pie” de Marco Tardelli hasta la “mágica escalera” de Marcelo Salas, han cruzado generaciones.

-¿Le robó el gol al Matador Salas, así como lo “acusó” el Pato Yáñez con su tanto ante Paraguay?
-No, jajá. Son momentos muy lindos que me tocó vivir. Lo recuerdo con sentimientos encontrados. Era el primer Chile-Italia que me tocaba relatar. Fue un partido que marcó el retorno de Chile a los Mundiales después de lo del Cóndor Rojas. El de Salas fue uno de los goles lindos que me tocó relatar en la vida.

-¿Nunca planificó eso de “Salas se subió al cielo en una mágica escalera”?
-No. Yo nunca hice frases hechas para relatar, son cosas que me salen en el momento. Uno nunca iba a saber que Salas haría un gol de esa categoría. Lo otro fue la jugada de Roberto Baggio contra Ronald Fuentes, cuando hice los comentarios de la FIFA. Ahí me gané el repudio de la colonia italiana, jajá.

-¿Y sigue pensando lo mismo de la “señora FIFA”?
-Hay manifestaciones posteriores que demuestran que yo no estaba equivocado. El árbitro Bouchardeau fue suspendido. Era raro que pusieran a un árbitro de Níger, sin presencia internacional.

-¿Cuál fue su primera reacción cuando murió Bouchardeau?
-Igual me dio pena. Te voy a contar algo: Bouchardeau fue invitado al De pé a pá y estaba listo 100%. Pero de acuerdo a la gente que trabajaba con nosotros, en el aeropuerto le prohibieron salir de Níger para la entrevista.

-¿Por qué no fue a Italia 90?
-La culpa fue de Bernardo de la Maza. Él era el jefe de prensa en ese momento y dijo que era fundamental que yo me quedara en el canal para reforzar el noticiario y nos fue bien. Pero el Canal 13 nos ganó en el Mundial, porque transmitió desde allá.

-¿Usted le refutó?
-Donde manda capitán no manda marinero.

-Ha dicho que no quiere ir a Qatar 2022.
-No me motiva aguantarme el calor en Qatar durante un mes. Sí quiero ir con mi hijo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

-Pero su contrato con TVN vence en 2019.
-Por eso te digo. No sé qué va a pasar. Me estoy preparando por si acaso. Quiero disfrutar sin tener la presión de transmitir.

-¿Echa de menos ver el Mundial tranquilo desde la casa?
-Me encantaría internarme un mes tranquilo en el sillón, con una buena copa de vino, algo de prosciutto y queso parmesano.

-¿Cuál Mundial recuerda con más alegría?
-El que más me emociona es el de Brasil 2014. Vi el que yo creo es el mejor partido de la historia del fútbol chileno: el triunfo ante España. Me hice amigo del profe Bonini, a quien recuerdo con mucho cariño, y tuve el orgullo de ver a mi hijo como jefe médico con el buzo de la selección.

-Y además Maradona ahí le agradeció su visita a Cuba.
-Claro. Me invitó a su programa De zurda de Telesur. Tengo una profunda admiración por él. Vi su gol en el Estadio Azteca a los ingleses en México 86. Me hubiera gustado relatarlo, pero era imposible hacerlo mejor que Víctor Hugo Morales.

-¿Le perturba que esté tan aliado con el presidente de la FIFA, siendo que usted le ha aclamado su rebeldía?
-La necesidad tiene cara de hereje, jejé. Maradona es así, funciona mucho por los afectos que recibe. Tuvo muchos conflictos con Havelange y Blatter. Entonces que un tipo como Infantino lo acogiera, lo ablandó.