¿Qué explicaría las denuncias de mujeres drogadas en el Metro y en la calle?

La Hora

Martes 19 de junio de 2018

Autoridades de Carabineros y PDI descartan las intoxicaciones por contacto. Toxicólogo apunta que la única posibilidad son anestésicos inhalables.

Por Pedro Pablo Robledo y Gabriel Arce Granizo.

El fin de semana pasado, el término“escopolamina” comenzó a circular profusamente en redes sociales. Este potente alcaloide que se obtiene de plantas como la mandrágora, es más conocido por otro nombre: burundanga.

Primero se trató de una seguidilla de publicaciones de mujeres que en Facebook denunciaron haber sido drogadas cerca de estaciones del Metro como República, Santa Lucía y Santa Ana. Sumado a eso, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, hizo público el sábado el caso de una joven que habría sido violada bajo los efectos de ese tóxico.

Una chica de 26 años, conversando con La Hora bajo el pseudónimo de Natalia, relata lo que sufrió el sábado pasado. “Me despedí antes de las 7 de la tarde de una amiga a metros de llegar a las boleterías del metro República. Seguí caminando para cruzar por abajo hacia Cumming pero poco antes de llegar a la escalera me comencé a sentir rara. Me picó la nariz, se me nubló la vista y todo me dio vueltas bruscamente. Ahí me di cuenta que me habían echado algo líquido entre el pelo y el cuello”, recuerda.

Tras eso, Natalia regresó a las boleterías, llamó a su amiga y, según cuenta, estuvo varios minutos sintiendo la garganta seca, desvanecimientos y picazón.

En redes sociales, una decena de casos coincide en un rasgo común: haber sido rociadas o humedecidas en el pelo y/o cuello con algún tipo de sustancia. ¿Es ese método atribuible a los efectos de la burundanga? Distintos expertos lo descartan de plano.

droga droga

Terreno gris

Leonel Rojo, experto en toxicología y académico de la Universidad de Santiago explica que la escopolamina, según lo que se conoce, no pudo ser el tóxico que afectó a la decena de mujeres en varias estaciones de metro. “A través del pelo no se absorbe, y tampoco por la piel; tendría que haber sido por ingesta oral o por inhalación”, dice el toxicólogo.

Además, hace una aclaración: sentir desvanecimientos y debilidad en las piernas no son síntomas de la popular burundanga. Esta, por el contrario, produce lo que él llama un sometimiento químico, afectando la capacidad de recordar y autonomía de la persona.

Dichos síntomas recuerdan a los casos de gente que dice haber sido drogada en el Barrio Bellavista, y que facilitan el dinero de sus tarjetas bancarias sin oposición alguna. “Desde el 2016 al 2018 se han recepcionado en Carabineros sólo diez denuncias que dan cuenta de personas que posiblemente habrían sido drogadas con esta famosa burundanga, pero no se ha podido establecer si fue así o si ocurrió otro tipo de situación”, explica el Capitán Alejandro Molt, vocero del Departamento OS7 de Carabineros.

En esa línea, la doctora Karem Muena, urgencióloga de las Clínicas Dávila y Alemana, hace memoria de personas que llegaron a las urgencias diciendo ser víctimas de la droga. “Un par de pacientes han llegado diciendo que fueron intoxicados y no saben con qué. Les hemos hecho exámenes y no aparece ninguna droga. Eso sí, es lo habitual de la escopolamina: no tiene test específico para buscarla y como desaparece tan fácil en la sangre y orina no tenemos cómo detectarla”, afirma Muena.

“Sólo podemos actuar por protocolo, hacemos el examen toxicológico habitual, soporte y a veces consulta con el psiquiatra. Pero claro, uno queda con la idea de que sí pudo haber sido”.

índice

¿Anestésicos?

Esos casos, sin embargo, no concuerdan con los relatos de mujeres afectadas en el Metro.

“En la experiencia que tengo, no conozco una sustancia que sea capaz de producir ese efecto. La burundanga, a través de rociar a alguien, está casi totalmente descartado. Si a una persona la rozan o la tocan, no hay ninguna posibilidad de poder hacer ingresar 60 o 80 miligramos a través de la piel”, comenta el comisario Patricio Navarro, jefe del Departamento de Investigación de Sustancias Químicas Controladas (Disuq) de la PDI.

Entonces, ¿qué pudo causar los efectos propiciados por un líquido rociado en el cuello y pelo? Carabineros y PDI descartan que sea alguna droga conocida.

En cambio, Rojo, jefe de la carrera de Química y Farmacia, entrega una posibilidad que explique las descompensaciones: las benzodiazepinas y anestésicos. “En el caso de los inhalantes, por ejemplo, hay anastésicos que sí podrían, con una inhalación menor, producir algún tipo de debilidad en las piernas. Son los derivados del isoflurano o del halotano”, añade el académico.

El único consejo posible, según el vocero del OS7 es “en caso de sentirse mal o tener la sospecha de haber sido drogados, acercarse a una persona conocida o a un grupo que dé confianza”