Un Estado del siglo 21

María Jaraquemada

Lunes 25 de junio de 2018

Ayer el Presidente Piñera anunció la creación de un consejo asesor para la modernización del Estado, presidido por el ex contralor Ramiro Mendoza e integrado por destacadas personas provenientes de la sociedad civil, ligadas a entidades estatales y con experiencia en el sector público.

Mucho se ha hablado de una anhelada reforma que modernice la forma en que el Estado se relaciona con el ciudadano, incorporando tecnología y digitalización de documentos. Para que realmente esto sea una realidad creo que hay varios aspectos más para tomar en cuenta y uno de ellos es la participación ciudadana. Hemos avanzado en temas como transparencia o probidad en comparación a nuestros pares de la región, pero no podemos decir lo mismo respecto a esta materia. Tenemos una ley que garantiza ciertos mecanismos, como consultas ciudadanas o consejos de la sociedad civil, sin embargo que éstas se utilicen son resorte de la autoridad y no de la ciudadanía. Un Estado moderno debe tener mayor vinculación con la ciudadanía y canales de comunicación bidireccionales que aprovechen las tecnologías.

Otro pilar de un Estado moderno debe ser la rendición de cuentas. Dotar de mayor información a la ciudadanía sobre cómo se ejecuta el presupuesto público, cómo y por qué se adoptan determinadas decisiones, cuáles son las prioridades y qué se realizó. La cuenta pública del 1 de junio es un paso, pero se puede ir más allá, utilizando también la tecnología para dar constante información a la ciudadanía de un modo que sea comprensible y útil.

Estamos frente a una gran oportunidad de recoger experiencias que han sido novedosas y bien evaluadas por la gente tanto a nivel local como internacional para contar con un Estado más moderno, acorde al siglo 21 y que responda de manera más adecuada a las necesidades de las personas.