Enfermedades en invierno: ¿Cuándo es recomendable ir al médico por un resfrío?

La Hora

Lunes 18 de junio de 2018

El invierno llegará este jueves 21 de junio a las 06:07 horas, y junto a él, las enfermedades respiratorias aumentan en la población.

Debido a las bajas temperaturas, el ambiente está propicio para la aparición de enfermedades virales que afectan, en su mayoría, a los niños menores de cinco años, los pacientes con enfermedades crónicas y los adultos mayores.

Es común contraer resfríos en esta temporada, y siempre está la duda de cuál es el grado de enfermedad que hay que tener para pedir la ayuda de un profesional. La Dra. Francisca Jara Vera, Médico Cirujano de Urgencias de Nueva Clínica Cordillera, explica que lo esencial está en prestar atención a los síntomas y evitar la automedicación: “Si usted ve que la congestión nasal, tos, dolor de cabeza o el decaimiento no ceden después de 3 días de manejo en la casa con las medidas generales acudir a una consulta médica para evaluación”, asegura.

Además, se aconseja dirigirse a un Servicio de Urgencias, pero sólo cuando la situación lo amerite. “En caso de dificultad respiratoria, fiebre mayor a 38 grados que no cede, pacientes con factores de riesgo o que no responden a tratamiento ambulatorio, porque consultar por cuadros que se pueden manejar en una consulta médica sólo lo van a exponer a más infecciones”, señala la profesional.

A modo de prevención, la Dra. Jara entrega los siguientes datos para evitar enfermedades en este invierno:

  • Vestirse “por capas” para capear las bajas temperaturas: El objetivo es mantenerse a resguardo al exponerse al frío, siempre cubriendo el área de la boca y la nariz, pero que a la vez permita -cuando se entra a un lugar con temperatura más cálida- descubrirse sin exponerse a una mayor sudoración.
  • Temperar las habitaciones, ojalá por periodos no muy prolongados. La idea es hacerlo antes de acostarse para evitar una mayor resequedad en el ambiente que puede aumentar síntomas como la tos irritativa.
  • Airear las habitaciones al menos una vez al día, evitando que los microorganismos se queden en el ambiente.
  • Incentivar a los pacientes con enfermedades crónica (en especial asmáticos y con enfermedades pulmonares) a tener un control al día de su enfermedad, con sus medicamentos de mantención y un plan por escrito en caso de crisis.