Descubren cocodrilos únicos en el mundo de color naranja

La Hora

Viernes 29 de junio de 2018

El ejemplar fue encontrado en Gabón, en el sur de África. 

Científicos se llevaron una gran sorpresa en su paso por Gabón (África), cuando al recorrer la zona descubrieron cocodrilos de color naranja, únicos en el mundo, y  que viven en medio de excrementos de murciélagos en cuevas.

“Cuando me acerqué con mi linterna en la cueva, ¡vi ojos rojos… de cocodrilo! Era en 2008. Dos años después, sacamos a un primer espécimen de la cueva y nos dimos cuenta de que era naranja”, declaró  a AFP el geoarqueólogo (especialista en sedimentos arqueológicos, Richard Oslisly.

El hallazgo ocurrió mientras él y un equipo de investigadores intentaban encontrar restos de presencia humana en las cuevas de Abanda, en el sur de Gabón, y en medio de esta búsqueda lograron distinguir a esta especie.

El “cocodrilo naranja cavernícola”, que puede medir hasta un metro 70 centímetros, es único en el mundo y sólo ha sido visto en las cuevas del país africano, según Oslisly.  “Al principio pensamos que el color podía deberse a su alimentación, ya que comprobamos que esos reptiles comen murciélagos naranjas”, explicó el investigador francés.

Asimismo, tras realizar minuciosos estudios, los científicos presentaron otras hipótesis: una “despigmentació”” causada por la falta de luz en esas cuevas o la nocividad del “guano”, una sustancia compuesta por excrementos de murciélagos en la que esos animales se mueven en toda su vida subterránea.

In this photograph taken on August 11, 2010, a scientist carries an orange cave crocodile captured from caves in Abanda in the Ogooue-Maritime, in the south-west of Gabon. Scientists have discovered orange crocodiles living in Gabon's caves. / AFP PHOTO / Olivier TESTA / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / OLIVIER TESTA" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS --- NO ARCHIVE AFTER MAY 26, 2019

Según el espeleólogo y miembro del equipo científico, Olivier Testa, “la orina de los murciélagos empezó a atacar su piel y transformó su color”.

Decenas de cocodrilos con una pigmentación “normal” viven en cuevas vecinas conectadas con la superficie, dice Testa, mientras que los especímenes naranjas viven en cuevas a las que sólo se puede acceder mediante pozos verticales.

Los cocodrilos naranjas quedaron probablemente atrapados en la cueva “tras entrar por pasillos cuando eran pequeños” y no poder salir de allí al crecer, aseguró Oslisly.

Aunque el cocodrilo ya es una especie protegida en Gabón, Oslisly aboga por que las cuevas de Abanda se conviertan en un “santuario íntegramente protegido”. “Aún queda mucho por descubrir en las cuevas de Abanda”, asegura el geoarqueólogo, que espera promover allí el “turismo científico”.