Chilenos inventaron un sistema que se anticipa a terremotos

Gabriel Arce

Domingo 24 de junio de 2018

Ingenieros crearon Xancura, método que detecta temblores con mayor precisión que el de Japón. Ya han tenido conversaciones con el Gobierno. Se adelantan a los sismos hasta en un minuto.

Parece una escena surrealista. Estás un día en tu casa y se enciende un monitor. De inmediato comienza a parpadear una luz roja, se inicia una cuenta regresiva de un minuto y al acabarse los segundos comienza a temblar con la misma intensidad de Mercalli que la pantalla acusó 57 segundos antes.

La idea no nace de una novela de ciencia ficción, sino que del proyecto de cuatro amigos de universidad que dieron vida al sistema más sofisticado del mundo para detectar sismos: Xancura.

Se dieron a conocer en abril, cuando su aparato avisó 57 segundos antes en Providencia que el temblor de 6,2 Richter con origen en Punitaqui venía en camino. Y llegó puntual.

Carlos Bottner, a quien se le ocurrió la idea, explica que su sistema se basa en un dispositivo que capta la aceleración y velocidad de las ondas sísmicas, que, al pasar por los algoritmos de Xancura, se interpretan como intensidad local y tiempo en las pantallas de alerta. Allí se enciende un semáforo: verde (hasta 4,5 Mercalli), amarillo (hasta 6) y rojo (sobre los 6 Mercalli).

“Dejar en claro que nosotros no predecimos temblores, los detectamos, los vemos venir”, aclara Mauricio Godoy, otro de los miembros del equipo.

Lo suyo es revolucionario. En Japón, por ejemplo, existe un sistema de alerta temprana parecido, aunque con una salvedad: la población no sabe si el temblor ocurrirá en 3 o 50 segundos. De eso, su símil chileno sí puede jactarse.

“Comenzamos en 2010 cuando asesoramos a la Subtel para crear la alerta temprana a celulares. Después del 27F quedamos con la sensación de que podíamos crear este sistema y financiamos 5 estaciones de monitoreo en Santiago”, recuerda Bottner. Hoy, en cambio, ya son 60 estaciones funcionando desde La Serena a Concepción.

Pero, ¿de qué depende que, ante un terremoto, solo tengas tiempo para correr a una puerta o que incluso puedas cambiarte el pijama?

“El tiempo lo dicta qué tan lejos estás del epicentro, así de simple”, dice Bottner. Pese a eso, tan solo 10 segundos serían cruciales para, por ejemplo, detener una cirugía a corazón abierto o evitar que un vagón del Metro se atasque por la fuerza de un terremoto.

Y a eso apuestan: llevar a Xancura a hospitales, empresas y el sistema público. No por nada ya han tenido acercamientos con el Gobierno.

Al exterior

El segundo semestre de 2014 fue especial para el equipo de Xancura. Dos años antes ya estaba en marcha el sistema, pero aún no habían tenido chance de sacarlo a lucir. Eso hasta que en Quillota tembló con una magnitud de 6,2 Richter y los cuatro amigos gritaron al unísono de alegría cuando el temblor llegó al mismo tiempo e intensidad (5 Mercalli) que su monitor anticipó.

“No se trata de una herramienta para generar pánico. La primera vez te podrá asustar ver en el monitor la alarma, pero a la segunda estarás tranquilo y a la tercera podrás tener una actitud más racional ante el peligro. Eso es un plus tremendo”, agrega Godoy.

El plan maestro, eso sí, es uno solo: ser el vigilante de todo el cordón de fuego del Pacífico. Por lo mismo, esperan expandirse a Perú, Ecuador y Colombia cuanto antes. Incluso, recuerda Bottner, los contactó un banco paraguayo porque temían sufrir un robo desde un túnel subterráneo en sus cimientos. “No prosperó pero sí hicimos el proyecto. Sin problemas podemos detectar incluso desde dónde podría alguien venir cavando un hoyo. Quién diría que incluso podemos salvarle la plata a los paraguayos”, dice Carlos entre risas.

“Esto es algo muy nuevo. Lo meritorio es que Japón creó su sistema con un respaldo de decenas de millones de dólares. La realidad chilena era muy distinta, pero no nos impidió hacer algo vanguardista”, cierra Godoy.