Así la cantante chilena Yael Meyer logró poner su música en uno de los últimos fenómenos de Netflix

Ignacio Silva

Viernes 08 de junio de 2018

Yo soy de Yael Meyer aparece en The Rain, la serie danesa que hoy la rompe en la plataforma de streaming. Acá su autora explica cómo funciona esa industria.

La noche de comienzos de mayo en que la serie llegó a Netflix, Yael Meyer recibió una cantidad inusual de mensajes en su teléfono. Había una explicación: en una de las escenas más relevantes del primer episodio de The Rain, la producción danesa que desde su debut se ha transformado en uno de los últimos fenómenos de la plataforma de streaming, sonaba una canción suya titulada Yo soy.

“Es heavy, porque de verdad yo no me imaginé que tanta gente la iba a reconocer ni que la serie se iba a hacer tan popular. Fueron tantos los mensajes que empecé a verla y me quedé pegada; me la terminé en tres días”, recuerda ahora entre risas la cantante y compositora chilena.

Aunque fuera de la anécdota, la artista se apura en aclarar que la aparición de una de sus canciones en la serie está lejos de ser una casualidad: se trata, en realidad, de un hito más dentro de una carrera de más de una década en los que la santiaguina ha estado ligada con su música al mundo de las producciones cinematográficas.

“Sí, fue sorpresivo, pero yo llevó muchísimos años haciendo esto y dedicándome en gran parte a lo que es moverme en el mundo de las películas, del cine, de las series. Es algo que he desarrollado, he perseguido y sigo desarrollando de manera activa”, plantea la artista.

yael meyer 03

Todo comenzó, de hecho, en 2010, cuando Meyer vivía en Estados Unidos. “Mi canción Tea for two salió en una serie que se llama Life Unexpected. Esa fue la primera vez que una canción mía sonaba en una serie de televisión gringa y lo vi en la tele en vivo cuando estaba pasando. Fue súper emocionante, porque estaba saliendo en todos los estados de Estados Unidos y yo lo estaba viendo en el living de mi casa”, rememora la música.

Su segunda experiencia también marcó un hito. “Fue más importante incluso, porque fue una de las licencias más grandes que he hecho en términos de plata y me permitió desarrollar mi carrera en esto. Fue en una serie súper importante que se llama Private Practice y salió en los últimos cuatro o cinco minutos de un episodio súper importante de la serie”, relata Meyer.

A partir de ahí la chilena inició un recorrido en la industria que la ha llevado a musicalizar cerca de medio centenar de producciones entre películas, series y comerciales para países tan diversos como Chile, Estados Unidos, Australia, Inglaterra y Corea.

“Al final todo esto nace de una visión un poco más macro de querer que mi música llegue a la mayor cantidad de partes del mundo posible. También de ver mi carrera musical como una industria, como un negocio, y de querer perseguir todas las oportunidades que estén a mi alcance para desarrollar el mejor negocio posible y así poder dedicarme a esto y hacer la música que quiero hacer”, plantea la artista.

Su plan tiene como máxima expresión KLI Records, un sello fundado y administrado por ella misma y que sirve como puente entre su propia música y la de otros colegas con la industria cinematográfica. También ha desarrollado una serie de talleres que dicta contadas veces en el año y cuya próxima versión tendrá lugar en Santiago durante agosto (más información escribiendo a yael@klirecords.com).

La cantante lo explica: “Esta industria tiene mucho que ver con el networking; con quien conoces y dónde estás. Y en los últimos cinco años me he dedicado a desarrollar esa parte de mi negocio, he postulado a muchos fondos del gobierno, he asistido a ferias en diferentes partes del mundo en mercados donde convergen todas las industrias internacionales de música. Todas esas experiencias se manifiestan en la compañía que formé en torno a la sincronización de música con producciones de cine y televisión”.

-¿Cómo es la mecánica tras este mundo?
-Como está el director de fotografía, el director de arte y el director o directora general, en las producciones grandes existe un cargo que es el supervisor musical. Esa persona se encarga de ver la parte musical de la película y eso incluye elegir las canciones, negociar los contratos, ver las relaciones con los artistas y todo eso. Entonces hay que generar relaciones con esas personas, que son los que toman las decisiones.

-¿Cuál dirías que es el secreto para lograr éxito en este ámbito?
-Es que si te decides por un campo vas a empezar a desarrollar un negocio alrededor de eso. Y eso es: generar redes, conocer a la gente correcta, formar networking, nutrir relaciones para que de a poco se vayan generando estas oportunidades.

yael meyer 02

Know how

En esa visión coincide Rudi Meibergen, un compositor chileno radicado en Los Ángeles que en los últimos cinco años ha estado involucrado en la composición de bandas sonoras de películas y series como True Blood y The Americans. “Acá, para empezar es todo súper industrializado”, plantea el músico, que en Chile también participó en producciones de este tipo además de trabajar junto a artistas como DJ Méndez.

Luego complementa: “Acá todo se hace con equipos grandes, está todo regulado, hay sindicatos que protegen a los músicos y todo. Todo el trabajo se divide en un mundo de especialidades. Está el que orquesta, el que dirige, el que escribe, el que hace las copias, el que mezcla, el que masteriza; cada uno tiene su propia pega y por eso los resultados son tan buenos. Acá tienen el know how”.

Meibergen, además, destaca la importancia de generar redes en la industria y pasar por un proceso lento para ascender en el mercado, en el que hoy se desempeña como orquestador. “Es muy difícil llegar a Hollywood y que te pasen un proyecto grande a ti como compositor. O sea, hay que pasar por este proceso que estoy pasando yo. La Fox no va a llegar y va a contratar a alguien que le gusta la música para que musicalice Walking Dead. Hay que pasar por un conducto regular”, dice.

-¿Y cómo fue que tú te insertaste en ese mundo?
-Me vine a estudiar a la UCLA y desde ahí mismo hice redes. Gracias al contacto con colegas y profesores llegué a trabajar con gente como Nathan Barr (True Blood) John Frizzell (Alien).

-¿Ves muchas diferencias entre lo que se hace en Estados Unidos y lo que se hace en Chile?
-Es más que nada que acá, en Estados Unidos, están las estructuras, el know how. No creo que sea un tema de talento, porque yo creo que en Chile hay el mismo talento. Es un tema de que acá tienen el know how. Es todo.