Expertos alertan sobre rápido avance del desierto en Chile

María Eugenia Durán

Domingo 17 de junio de 2018

Especialistas de la U. de Chile destacan que la erosión del suelo se produce por el cambio climático y la acción del hombre.

Las pocas precipitaciones e insuficientes políticas para al cuidado de los suelos, tienen a nuestro país en una situación crítica respecto a la desertificación, alertan especialistas de la Universidad de Chile, quienes advierten que la mitad del país está erosionado y que el desierto avanza hacia el sur a un ritmo aproximado de 3 kilómetros por año.

En el marco del Día Internacional de la lucha contra la Desertificación y la Sequía, especialistas recuerdan que estos problemas ocurren fundamentalmente por variaciones climáticas, pero también por numerosas acciones humanas, como el urbanismo descontrolado, la deforestación o los incendios.

“Un país que destruye su suelo es un país que se destruye a sí mismo y lamentablemente los países no toman conciencia a tiempo”, estima el académico de la Facultad de Ciencias Forestales, Pablo García-Chevesich, hidrólogo y Asesor Científico de la Asociación Internacional de Control de Erosión (IECA).

Para Paulina Aldunce, docente de Facultad de Ciencias Agronómicas, una de las principales causas de los procesos de desertificación en el país es la actual sequía que comenzó en 2009. “Es la más severa registrada y estudios han comprobado que el 25% de esta severidad se debe al cambio climático, lo cual es una gran diferencia porque afecta muchísimo la disponibilidad hídrica para los humanos, afectando las fuentes de agua y el recurso para la flora y la fauna que dependen de ésta para su sobrevivencia”.

Al cambio climático se suma las insuficientes políticas para el cuidado de los suelos.

Matilde López, bióloga especialista en Ecología de Ambientes Acuáticos Sustentables y representante del Cruch en el Consejo Consultivo de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, alertó sobre la situación en el Salar de Atacama y de los humedales altoandinos, hábitat de los flamencos sudamericanos, donde el principal problema es “la escasez del recurso hídrico causado por el cambio climático global y las extracciones de agua de las faenas mineras”.