Swagat: rico, barato e indio

Sebastián Alburquerque

Jueves 24 de mayo de 2018

Este local del centro tiene el menú más rico y más barato que hay en el sector. Todo un descubrimiento.

Si llegase una raza de extraterrestres a la Tierra y vieran cuánta gente vive acá, podrían decir que es un planeta poblado principalmente por chinos e indios. El resto, una minoría miscelánea. Por eso es extraño que no haya tantos restaurantes de comida india por estos lados.

Como sea, en pleno centro está Swagat, un restaurant de comida india con un suculento menú de almuerzo que incluye hasta bebida por $4.990. Hay que tener paciencia a la hora de colación porque los médicos de la Clínica UC de Marcoleta hicieron de este local su regalón.

El menú cambia todos los días y se puede pedir pollo, pescado o legumbres. Este día tocó pollo kadai, acompañado de un arroz que no era basmati, pero que estaba lo suficientemente bien hecho como para no echarlo de menos. Además venía una porción de pan naan con el menú, muy rico y suave, como tiene que ser. Por si fuera poco también venía una samosa de regalo con su respectiva salsita de menta. Muy rico también, y recién frito.

El pollo en cuestión venía en su correspondiente tina de salsa en ebullición, un untuoso magma de sabores indios. Era dulce, salado y sabroso, pero faltaba un protagonista: ¿dónde quedó el picante? Resulta que quien tomó la orden olvidó preguntar qué nivel de picor se deseaba y a la mesa llegó un plato un tanto soso y fome. Debe ser difícil adaptar la compleja paleta de picores de la comida india al paladar chileno; probablemente los pedidos de platos sin ají deben ser los más, pero igual debería preguntarse siempre.

De todas maneras esta picada es para volver varias veces. Comer a la carta no es caro (los platos de precio más elevado no pasaban de los $8.000) y se nota la mano. Y si no conoce la comida india, aquí es dónde: no hay menú más barato ni más rico.


Swagat Indian Restaurant. Blas Cañas 473, Santiago