Ramon Llao: "Me di cuenta que yo era hipster en los 90"

Ignacio Tobar

Viernes 04 de mayo de 2018

El actor toma vuelo en Radio Zero haciendo dupla con Ignacio Franzani en un misceláneo de actualidad. A poco de cumplir 50 años reflexiona: “Chile es un fundito donde te puedes encontrar con el Presidente en el Tip y Tap”.

Hablemos acá, en mi oficina”, dice Ramón Llao invitando a sentarse en una mesa del Café Caprioli del Costanera donde acaba de terminar un espresso. Pide otro. En junio de este año cumplirá 50 años. “Espero que la muerte llegue antes que la jubilación”, dice con ese tono que media entre la joda y la verdad más cruda. El mismo que lo hizo saltar de la actuación a programas como CQC y que hoy lo tiene instalado en la radio. Hace unas semanas arrancó con el programa Gravedad Zero en Radio Zero, un misceláneo de cultura pop y actualidad donde hace dupla con Ignacio Franzani.

El actor de películas como Sexo con amor y Sin filtro y de montajes teatrales como La Negra Ester y Módulo 7, está más reflexivo, dice. “Estoy más Llao-Tse”, bromea en alusión al filósofo chino Lao-Tse, como lo apodaron Marcelo Comparini y Marco Silva cuando trabajaron juntos en Radio Oasis. “A estas alturas ya no creo en nada”, dispara. Y cuesta reconocer la frontera entre la comedia y el drama. Así es Llao.

-¿De qué me querís entrevistar?, pregunta.

-¿Qué tal la dupla con Franzani en Radio Zero?

-Franzani fue alumno de Julio César Rodríguez, que escribía solo La Nación Domingo. Es seco, un capo.

-¿Hace cuánto tiempo que estás ligado a la radio?
-Partí en Radio Uno con el Pato Bauerle haciendo Los guardianes de la parrilla. Hablábamos de cosas como helados antiguos y teníamos auditores fieles. Y había temas del día. Por ejemplo, ahora que Kim Jong-un fue a Corea del Sur yo hubiese propuesto hablar de las visitas indeseada, como la de la suegra. Y como era radio sólo de música chilena iban muchos músicos, Nano Stern, Lucho Jara. Lucha Jara me cae muy bien, es extraordinariamente simpático.

-¿Qué te pareció la fake news que le inventaron a Luis Jara en una fiesta de matrimonio?
-Fue un tongo que armaron las cabezas de Mucho Gusto para desviar la atención por lo de Patricia Maldonado (que apoyó los dichos del diputado Urrutia). De hecho, Maldonado salió hoy de vacaciones por dos semanas. Porque Pablo Schwarz juntó 100 mil firmas. Tiene sentido la teoría. Pero sigamos con la radio.

-Dale.
-Yo nunca había pensado trabajar en radio, nunca me vi funcionado ahí. Y no soy un hueón que tenga el ego bajo, creo que funciono en muchas cosas y bien y todo, pero la radio la veía más como de periodistas.

-¿Los actores son más capos que los periodistas?
-No, somos todos chilenos intelectualmente muy básicos. Pero bueno se dio lo de la radio y después se acabó y al final quedaron todos con pega menos yo. Después me llamaron a la Radio Oasis a trabajar con Comparini y cuando entró Marco Silva tenía una sección llamada El Diccionario de Ramón Llao-Tse, en referencia al filósofo chino. Partí escribiendo conceptos como mall o vintange y llegué al minimalismo puro donde explicaba el concepto thai. Silva decía “fui a comer comida thai”. “¿Qué es eso?”, preguntaba Comparini. Y decían: “invoquemos a Ramón Llao-Tse”. Y hacían como que yo estaba en el estudio pero estaba grabado. Y yo contaba que thai es una cultura milenaria pero también es la palabra más usada en el léxico chileno. Por ejemplo se encuentran dos amigos después de 20 años en la calle y uno le dice al otro “cómo tai”. Y pasamos al toy, que en inglés significa juguete pero acá es “aquí toy”.

-Ese programa era trending topic todos los días, tú eres popular en redes sociales .
-Sí, tengo hartos seguidores que me sirven para hacer canjes como cervezas y vinos.

-¿Cuándo llegaste a los brazos de Franzani?
-En Radio Oasis estaba en la banca y me llamó Sergio Fortuño a hacer dupla con Franzani y se armó Gravedad Zero, de 6 a 7.30 de la tarde de lunes a viernes. Un misceláneo donde se habla de la contingencia. Todo relacionado con cultura pop. La radio es bien especifica, se dirige al joven hipster.

-¿Cuicos?
-No sé si cuicos. Cultura pop, aunque no lo digo onderamente, aunque yo admiro a los hipsters.

-¿Sí?
-Un día busqué en Wikipedia qué es hipster, quería saber por qué los molestan tanto. Y son hueones elegantes, hueones cultos que van al cine, que no andan pasteleando por la vida. Y me di cuenta que yo era hipster en los 90. Escuchaba a los Smiths, tenía jopo, discos de Morrissey, leía los libros de Nick Cave. Hueón, yo soy súper hipster. Ahora juego Playstation, me gusta caminar, no tengo auto, le tomo fotos a autos antiguos. Amo a los hipsters con locura.

-Tienes vocación de periodista.
-Me gusta la crónica de Joaquín Edwards Bello. Un capo. Ahora estoy empezando a escribir la historia de mi vida contada por fotografías. Lo voy a hacer en teatro. Y voy a explicarle a la gente lo horrendo que era vivir sin Internet. Cuando la gente dice “es que nosotros salíamos a jugar a la pelota a la cuadra” es porque no había nada más qué hacer, era un infierno nuestra juventud. Hoy puedo estar dentro de mi casa un año porque tengo Netflix, Internet, tengo comida, puedo llamar y pedir comida, es como vivir en un búnker. Antes había que salir y era terrible.

-Pero estar encerrado también.
-Si estás jugando play y viendo series, no.

-¿La pega de la radio es para largo?
– Las pegas duran lo que duran. A estas alturas, en junio cumplo 50 años, ya no creo en nada. Me refiero que no me hago ninguna expectativa del futuro y por la cagá que está en todos lados. Tengo unos ahorros, pero no me impongo. Tengo isapre, eso sí.

-¿Y la jubilación?
-Espero que la muerte llegue primero que la jubilación. Porque en Chile jubilar es básicamente morir. O sea, siendo más realista que la cresta, vai a recibir gamba y media, dejémoslo ahí. Es mejor morirse.

-O sea los tiempos no son mejores
-Le dan color con Piñera. Me pasa algo raro con él, yo no voté por él pero creo que la gente opina de más. Primero es de familia de esencia DC. Hay una obsesión con él porque si Piñera es momio ¿qué es Kast? Piñera cerró el Penal Cordillera, dejémonos de hueás. Hay una sobreodio con Piñera.

-¿Hubieras puesto a tu hermano de embajador?
-Absolutamente. Encuentro hueón criticar eso. Lo que me pasa es que a mis años me da lo mismo el nepotismo y todo eso. Además me cae bien el Polo Piñera, una vez estuve con él y es muy simpático, contó dos millones de historias. Hubiese sido un excelente embajador. De hecho, nosotros llamamos al Negro Piñera el día que quedó la cagá y dijo “a mi hermano José lo vamos a mandar de embajador a Siria”, jajajá. Eso son los Piñera.

-Pero el nepotismo no corresponde.
-Estamos en Chile. Ponte a escarbar en todos lados. El nepotismo hay que eliminarlo: que uno trabaje con los parientes y punto. Como en las pymes, que la señora Juanita hace el pan, su hijo lo reparte y el marido lleva las cuentas. Somos todos parientes; somos todos hijos de Adán y Eva.

-¿Si Murillo, Cruz y Hamilton hubiesen sido de clase baja el Papa los recibía?
-Creo que sí. La hermana de uno de ellos escribió en Twitter: “familiares que no nos llaman hace 30 años nos piden ahora que le llevemos una carta al Papa”. Esa hueá es Chile.

-¿Crees que hay que comprarle condones a los “hijos campeones”?
-El problema es que los hijos del ministro Varela tienen 30 años cada uno, son unos vagonetas. Pero esa fue otra exageración. Se equivocó, pero no hay que matarlo. Lo que es grave es lo que dijo el diputado Urrutia, porque detrás de eso hay una ideología. Fue como decir “al que no piense como yo hay que matarlo”. Más allá de eso, creo que nos estamos poniendo un poquito levantados de raja.

-¿Por qué?
-Chile siempre ha sido un país chico donde los familiares son amigos, donde te puedes encontrar con el Presidente de la República en el Tip y Tap. Somos un pueblito, mantengamos eso. Hay que tener nepotismo, somos un fundito chico, somos todos empleados de los mismos jefes. Me gusta más ese Chile pre 1970 donde todo era más al fiao, a lo amigo.

-¿Se puede cambiar la manera de pensar en Chile?
-Si tú en Chile dijiste a los 7 años “Pinochet igual es simpático” y tenís 67, te lo van a seguir enrostrando. No tenís derecho a decir “hueón, tenía 7 años, el mundo cambió, el hombre fue a la Luna, mataron a John Lennon, descubrieron la penicilina”. No, en Chile tenís que seguir pensando igual. Es heavy. Y lo digo en serio. Muy en serio.