¿Cuál es el nexo entre Jerusalén y el conflicto en Gaza?

Claudia Maldonado

Miércoles 16 de mayo de 2018

Decenas de palestinos han muerto en enfrentamientos con fuerzas israelíes las últimas semanas.

Jerusalén, ciudad santa para las tres religiones monoteístas, está en el centro de la violencia desatada en la frontera entre el territorio palestino de la Franja de Gaza e Israel.

Jerusalén es reclamada por Israel como su capital, y también es reivindicada por los palestinos como la que debe ser la capital de su futuro Estado. En ese contexto, el hecho de que Estados Unidos, aliado de Israel, haya trasladado hasta allí su embajada, fue una provocación para los palestinos.

Así, las protestas que desde el 30 de marzo se realizaban en Gaza para exigir el derecho de los palestinos a volver a sus tierras ocupadas por Israel, se transformaron el lunes en una masiva manifestación contra la inauguración, ese día, de la sede diplomática estadounidense. Los enfrentamientos, en dos días, habían causado hasta ayer la muerte de 60 palestinos y más de 2.500 heridos.

Larga historia

El conflicto por el estatuto de Jerusalén tiene larga data. La ciudad, en total, tiene 26 mil kilómetros cuadrados, es decir, menos de lo que suman las regiones Metropolitana y de Valparaíso (31.700 km2). Y en su centro se encuentra la Ciudad Vieja, que tiene solo un kilómetro de ancho, en el cual se concentran prominentes sitios sagrados. Allí está el Muro de los Lamentos, única parte visible del templo de Jerusalén, el lugar más sagrado para los judíos. Literalmente sobre esa área está la explanada de las mezquitas, donde se halla el Domo de la Roca, tercer lugar santo para los musulmanes. Y a pocos metros está el Santo Sepulcro, espacio sacro para los cristianos .

61

Considerando lo delicado de esta zona, en 1947, cuando la ONU propuso la división de la región de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe (palestino), sugirió que la parte oeste de Jerusalén fuera judía, y la parte este, palestina. La Ciudad Vieja quedaría bajo control internacional.

Pero este plan no se concretó porque Israel proclamó su Estado en mayo de 1948 y se desató una guerra con los vecinos países árabes. Israel venció esa guerra y proclamó Jerusalén Oeste como su capital. En otra guerra, en 1967, Israel ocupó -entre otros territorios- Jerusalén Este. En 1980 una ley fundamental de Israel proclamó a Jerusalén su capital “eterna e indivisible”.

El Consejo de Seguridad de la ONU declaró esa ley “nula e inválida”, pues considera que Jerusalén Este está bajo ocupación militar. Así, la ONU considera que las embajadas no deben estar en la Ciudad Santa hasta que no se resuelva la cuestión del estatuto mediante negociaciones entre israelíes y palestinos.

Pero Estados Unidos, donde viven 5,8 millones de judíos, es decir el 40% de la población judía mundial, reconoció en 1995 a Jerusalén como capital israelí, aunque hasta ahora había postergado el traslado de la embajada.

Sin embargo, el Presidente Donald Trump decidió ir contra el consenso internacional. Su iniciativa fue secundada por Guatemala, que este miércoles inaugura su embajada en Jerusalén.

Funerales y duelo

En tanto, en Gaza, a 92 kilómetros de Jerusalén (distancia menor a la que hay entre Santiago y Valparaíso) sepultaban este martes a los muertos de la víspera , y conmemoraban 70 años la Nakba, o catástrofe. Esta fecha se refiere al inicio de la crisis de los refugiados palestinos, cuando unos 800 mil debieron abandonar sus casas y tierras por la violencia de la guerra de 1948.

E l derecho de esos refugiados a volver es lo que exigen miles de palestinos en Gaza desde hace seis semanas, en lo que han llamado Gran Marcha del Retorno, y que ha provocado los enfrentamientos con las fuerzas militares israelíes.