César Munder: Los inicios de la nueva joya cubana de la UC

Francis Mella

Lunes 07 de mayo de 2018

El joven de 18 años jugó su primer partido completo como titular. Alfonso Garcés, captador del club, cuenta cómo llegó al plantel de honor.

El abrazo entre José Pedro Fuenzalida y César Munder se roba las miradas en el duelo entre Universidad Católica y Huachipato. El primero, capitán del plantel cruzado, y el segundo, un nuevo talento con la fuerza del Caribe, que a sus 18 años ya se alza como una figura de proyección en el equipo de Beñat San José.

Nacido en Cuba, el puntero derecho tiene un vínculo que no es reciente. El joven comenzó su relación con los cruzados a los 12 años, cuando Alfonso Garcés, histórico captador del club, lo vio destacar entre sus compañeros.

“Él partió con una historia muy sui generis, como debe ser todo extranjero. Nosotros organizamos 25 torneos escolares por año en todas las comunas. En Las Condes, hacemos en tres categorías, porque estamos más cerca y tenemos convenios deportivos escolares”, cuenta Garcés a La Hora.

“Cuando lo vi jugar, él sobresalió de inmediato. Siempre tuvo las mismas características y aptitudes que mantiene hasta ahora: mucha velocidad, una vivacidad de juego que se la da la raza en parte y por supuesto las condiciones innatas que tiene él”, relata.

El año 2011, Munder vino a visitar a su padre Augusto, un cubano casado con una chilena y que en la actualidad tiene una empresa de gimnasia y masajes. César llegó al país con el Permiso de Residencia en el Exterior (PRE) de su papá, obtenido al estar casado con una chilena.

La primera vez que vino al país se probó en Unión Española, club que le ofreció seguir si volvía al país. En su regreso y mientras estudiaba en un colegio en Las Condes, Garcés lo llevó a la UC, justo en el momento que Colo Colo también presentaba interés en incorporarlo a su cantera.

C02k604XAAAiRqP

Fútbol profesional

Con el dorsal 27, el delantero tuvo un 2017 de lujo: logró el título de Clausura con la Sub 17 franjeada, fue capitán en la Copa UC a fin del año pasado y comenzó a entrenar con el primer equipo en la era de Mario Salas, al mismo tiempo en que firmaba su primer contrato como profesional.

“Hace como un mes, Beñat San José lo fue a ver jugar contra la juvenil de Universidad de Chile. Le llamó mucho la atención, porque lo había visto en entrenamiento pero en un partido es distinto. Hizo un partidazo y corroboró lo que todos pensamos de él”, cuenta Garcés.

Precisamente un mes después, el caribeño jugó su primer partido completo como titular ante Huachipato, y tuvo injerencia directa en el primer gol del líder del torneo, tras un centro preciso a Fuenzalida. Antes, había sido citado ante Palestino, pero no jugó, y el fin de semana pasado actuó 76 minutos en el empate ante San Luis.

Por el momento, Munder utiliza plaza de extranjero y no puede sumar minutos como sub 20 para su equipo, pero espera recibir la nacionalidad chilena a fin de año. “Es un jugador de gran proyección, tiene un gran futuro. Ojalá no sufra lesiones ni castigos, va a ser de los buenos”, asegura el histórico captador cruzado.

El otro caso

Hace un año, otro joven de la UC sobresalió por su talento y origen. Se trata de Pedro Campos, hijo de padre cubano y madre chilena, quien incluso participó con la selección chilena en el Mundial Sub 17 el año pasado en India. “También tiene muchas aptitudes”, dice Alfonso Garcés.