Sierra: una picada de autor

Sebastián Alburquerque

Miércoles 11 de abril de 2018

Lo más popular que puede llegar a ser la cocina de vanguardia. Así es Sierra, un nuevo local que ofrece platos de autor a precios que son casi baratos para lo que son.

Este restaurant de apertura reciente viene precedido de un puñado de notas de prensa donde resaltan que su creador, el chef Cristián Sierra, llegó a ser el segundo al mando del prestigioso y premiado Boragó (también participó en la olvidable adaptación de Top Chef de TVN, pero eso es un detalle). Una especie de carta de presentación de la propuesta de Sierra: platos de autor a un precio razonable. ¿Se cumple esta promesa? No sería la primera vez que se vende humo en páginas parecidas.

Sierra es un pequeño local a un costado de Antonio Varas, donde de lunes a viernes a la hora de almuerzo ofrecen un menú de tres platos por $8.000. Los platos cambian todos los días según lo que esté más fresco. Para picotear llegaron dos mini dobladitas con algo que insistieron en llamar pebre, pero era cebolla caramelizada con merkén. Rico de todas formas.

La entrada consistía en tres alitas de pollo crispy con miel con merkén, muy sabrosas. Podrían haber tenido el ají más marcado, pero estaban deliciosas igual.

De fondo, llegó un osobuco (cocinado por 12 horas, dijo el mesero) con zapallo asado y “ceniza de vegetales”. Acá vale la pena detenerse un poco. La carne muy bien. Blandita, sabrosa, y generosa la porción. Incluía la médula casi completa. El zapallo asado también muy rico, pero la ceniza (que, sopresa: tenía sabor a ceniza) no le aportaba más sabor del que ya tenía el zapallo asado. Lo quemado de la verdura ya entregaba ese saborcito, y la ceniza no le añadía otra dimensión. Pero que no se malentienda: estaba exquisito igual, sólo que el polvo fue un poco too much.

El postre fue de antología: un churro excepcional, crujientísimo por fuera y suave por dentro, chorreado de manera casi erótica con una salsa de toffee.

Si puede ir a almorzar un día por acá, hágalo. En muy pocos lugares se pueden probar platos así por este precio.

Sierra. Antonio Varas 117, Providencia.