Guido: sabor mundial

Sebastián Alburquerque

Miércoles 25 de abril de 2018

Esta picada pionera en la sanguchería peruana se amplió, abrió nuevas sucursales y mantuvo su carta. ¿Pero mantiene su calidad que lo hizo tan famoso?

¿Puede ser algo grotesco en un buen sentido? Porque la foto que acompaña este texto es precisamente eso; un exceso, pero de esos que de vez en cuando hay que permitirse en la vida. Detrás de ese cerro de papas fritas se esconde una hamburguesa con queso y salsa peruanas, una especialidad de Donde Guido.

Para quien no conozca Guido, es básicamente el responsable de la proliferación de las sangucherías peruanas en Santiago; llegó hace unos diez años. El local original de Merced cerró (se cambiaron al lado) y dio paso a cuatro sucursales más. Fue en este local donde se popularizaron sánguches como el de chicharrón con camote o de jamón del país, emblemas de la armada peruana entre panes.

Pero las mareas del tiempo nos terminan por afectar a todos. ¿Se mantiene la calidad que hizo famosa a esta ahora cadena de sangucherías?

Se pidió en esta ocasión una hamburguesa con queso, otra de las especialidades de este local. La cocina peruana es generosa y le presta a este plato de origen incierto su cuota de sazón andina. La hamburguesa a la peruana está presente en todas las sangucherías de este estilo, después de todo. Este ejemplar venía con tomate, lechuga, una carretilla de papas hilo caseras y como todos los sánguches de Guido, con dos salsas a elección (de rocoto y ají amarillo en este caso). Todo esto por $4.900.

La hamburguesa es enorme, aunque no tanto por el tamaño del pan, más bien pequeño; es la enorme cantidad de papas lo que abulta. Deliciosas papas extra crujientes caseras; son como papas ralladas fritas. La hamburguesa no se queda atrás, es extremadamente sabrosa, con sabor a plancha. Muy rica (se puede pedir doble también).

Entonces, afortunadamente Guido se mantiene como un embajador de la sanguchería peruana popular. Y eso no es menor.

Donde Guido. San Antonio 349, Santiago.