Conductores piensan que nueva restricción a catalíticos es discriminatoria

Emma Antón

Jueves 26 de abril de 2018

Encuesta del Automóvil Club mostró qué piensan los santiaguinos sobre las medidas para descongestionar la ciudad.

Con el fin de conocer cómo impactarían las diferentes políticas públicas que se implementarán este año en el sector automovilístico, como la restricción a catalíticos, el Automóvil Club de Chile realizó una encuesta para conocer la opinión de los santiaguinos al respecto.

De acuerdo al sondeo, más de la mitad de los conductores de clase media que fueron encuestados están convencidos de que la restricción a los autos catalíticos es más una medida para descongestionar las saturadas vías de Santiago, que una solución real para descontaminar la ciudad (73,6%).

Alberto Escobar, gerente de Movilidad del Automóvil Club, explicó que “nos concentramos en los sectores C1, C2 y C3, porque básicamente representan a casi el 80% de la población que tiene auto y que se verá afectada por esta medida. Además, es el segmento que más opina participando en redes sociales”.

Si bien el 54,1% cree que la restricción debe ser permanente para los autos catalíticos con una antigüedad superior al 2011, el 40% de los encuestados también se mostró de acuerdo en que la restricción a este tipo de vehículos es una discriminación.

“La gente tiende a creer que cuando se favorece a, por ejemplo, motorizaciones más nuevas, en realidad se está favoreciendo a determinado segmento de la población. La verdad es que no se privilegia a unos por sobre otros, sino que hay un criterio técnico”, indica Escobar.

El gerente de Movilidad de la organización asegura que muchas veces la gente no asocia que vivimos en una ciudad con una alta contaminación y que los vehículos contaminan: “por lo tanto, la restricción es un criterio con el que se busca un cambio hacia una mejor tecnología, sacando de circulación algunos automóviles”.

df1da44862bfbe0dd2169e4d14570593_XL

Mito

Otro de los puntos llamativos del estudio es que se encargó de derribar el mito de que con la restricción la gente esté pensando en comprar un segundo auto viejo para utilizar cuando no puedan circular.

“Teníamos antecedentes de que esto no era así y lo pudimos confirmar. Un 83% de las personas dijo que no está pensando cambiar su automóvil por la restricción. Esta idea es totalmente absurda para un consumidor cuando toma una decisión económica, porque en este caso es mejor juntar dinero y cambiar por un auto más nuevo que comprar un segundo auto más viejo”, explicó Escobar.

A pesar de estos resultados, dentro de los tres grupos socieconómicos, el sector C3 fue el que lideró en la idea de cambiar su automóvil por la restricción. De este segmento, el 21,8% respondió que evaluaría la medida, frente al 15% del grupo C1 y al 13,4% del C2.