Boris Quercia: "A Los 80 nadie le daba más de 12 puntos de rating, que en ese tiempo era muy poco"

Ignacio Tobar

Viernes 13 de abril de 2018

El actor y director de Los 80 habla de su vuelta al cine con ¿Cómo andamos por casa? y prepara dos series para la TV.

Wikipedia miente sin querer. Boris Quercia ya pasó los 50 años qué rato. “Ya tengo como 53, hueón… no, cumplo 53 este año. Lo que pasa es que yo miento, pero off the record te digo la verdad, jajajá”, dice el actor.

-Te iba a preguntar cómo se siente tener medio siglo, pero la pregunta ya fue entonces.
-Ya fue. Internet miente mucho, el dato está mal puesto pero no pienso arreglarlo, tampoco el día del cumpleaños ni nada, está perfecto, hay que aprovecharse del sistema.

-Además que las canas las tienes desde hace años.
-Desde muy joven, toda mi familia tiene genes canosos. Mi madre desde que me acuerdo tiene el pelo blanco, pero blanco blanco.

Al teléfono el director de Los 80 es tan comediante como en el cine. El 16 de agosto próximo romperá con 12 años fuera de la pantalla grande cuando estrene ¿Cómo andamos por casa?, la comedia que protagoniza y dirige en asociación con Sobras, la productora de Nicolás López.

“Me ha tocado siempre la comedia y no sé por qué. A mí me gusta moverme entre los géneros, no tengo fijación por hacer comedia. En literatura, por ejemplo, las cosas que he escrito son novelas policiales, súper negras, oscuras, aunque humor negro hay. En Los 80 hicimos melodrama, pero yo trataba de poner humor. El humor es parte fundamental de la vida, así como la tragedia. Porque no hay nadie que se salve de la tragedia en la vida, a todos nos va a tocar. Igual el humor, que es un punto de vista de la tragedia.

-El humor es la salvación.
-Es un punto de vista hacia lo terrible que es la vida, es una posición. Porque todo nuestro quehacer y nuestras preocupaciones son absurdas si te alejas un poco y ves que somos un puntito dentro de una galaxia, que además es pequeñita dentro de un universo casi diminuto entre miles de otros universos. Es todo tan absurdo, en el tiempo que dura el universo nuestras vidas no son ni un pestañeo, entonces el humor tiene eso, te ayuda a vivir, porque te dice que nada tiene tanta importancia. Yo veo la vida de manera bien oscura y por eso me acerco al humor, porque es oxígeno que te ayuda a existir.

-¿Quién te transmitió esa mirada de la vida?
-Es lo que uno va viviendo, lo que uno lee, lo que te va gustando, no sé la verdad si alguien me lo transmitió pero sí es lo que pienso y, bueno, la comedia me gusta, me fluye además es muy agradable de trabajar, se pasa bien.

-¿Se te dio más fácil como actor?
-No, yo diría que como actor a mí me cuesta actuar. Mi primera aparición importante fue en La Negra Ester, que es una tragedia, tiene humor pero es la tragedia de la pérdida del amor, del amor imposible. No me considero un comediante, pero creo que he tratado de buscar el humor a través del realismo, de lo cotidiano. He tratado de encarnar al ser cotidiano. El que no sale en las noticias, el anónimo, el que es parte de la masa, uno más que anda en el Paseo Ahumada.

-¿Por qué te importa el ciudadano anónimo?
-Me atraen las historias mínimas. Creo que todos nosotros, en el fondo, tenemos una película que contar. Mucha gente me llama y me dice “tengo una historia que es una película”. Lo que pasa es que todas nuestras vidas son una película y cada uno de nosotros es protagonista de su propio universo, somos el centro de nuestro propio universo. Y me gusta interpretar a esa masa porque los hechos realmente trascendentales son muy pocos, la gente que ha vivido epopeyas y que ha liderado movimientos son muy pocos en el mundo. En Los 80 estábamos viendo la dictadura a través de un personaje anónimo. Las pequeñas epopeyas son comunes a todos.

283

-En esa línea se mueve Eduardo Ahumada, tu personaje en ¿Cómo andamos por casa?
-Claro. Es el padre de esta familia que es muy especial, no quiero decir “ésta es la clase media”, no. Es una familia muy particular, los cuatro quieren ser felices porque creo que hay una presión social por ser feliz, pero nadie sabe cómo conseguirlo. Y en ese camino se equivocan y por eso se vuelve medio explosiva esta familia.

-¿Hay un guiño de los Ahumada a los Herrera?
-La serie apelaba a un momento histórico. Hoy no hay una lucha clara por la que nos unamos en común, está todo más diluido. Pero se puede hacer un parangón en la comida familiar, donde te reúnes y te das cuenta si el día es bueno o malo.

-¿El éxito de taquilla de Sexo con amor (2003) es una presión cada vez que estrenas?
-Siempre es mejor sentir la presión de algo que le fue bien a sentir que hay que remontar un fracaso.

-¿Y el Oscar de Sebastián Lelio cambia el panorama?
-Es una gran alegría además para un colega tan querido. Pero localmente no significa ninguna diferencia porque estamos muy lejos nosotros de todo ese mercado del cine que se mueve alrededor del Oscar. Y tú ves que Una mujer fantástica tuvo un paso pequeño de público en Chile, porque tampoco pretendía ser una película muy masiva, más bien de nicho.

-Ese fenómeno se trasladó a la tele, las series de calidad como Los 80 no tienen el alto rating que obtuviste con los Herrera
-La gente cambió su conducta con respecto a ver ficción. Todo el mundo se instala en la noche a ver streaming. Y hablan hoy de La casa de papel, que yo aún no veo. Antes hablaban de lo que salía en la tele. Además serie de calidad no es sinónimo de serie que enganche al público, uno nunca sabe qué quiere ver la gente.

-¿Te pasó con Los 80?
-Cuando partimos el canal (13) la daba por perdida. La dieron casi con pena, como un saludo a la bandera porque estábamos en el Bicentenario y había que tener algo cultural. Nadie le daba más de 12 puntos de rating, que en ese tiempo era muy poco, ahora es mucho. Incluso un ejecutivo apostó que la serie no pasaba los 12 puntos.

-¿Cuándo saldrá tu personaje literario Santiago Quiñones en su versión televisiva?
-Este tira (PDI) que se mueve en el centro de Santiago llega el próximo año a La Red. El protagonista no esta definido aún, yo soy el director.

-También estás preparando una serie del Tío Roberto Parra

-Filmamos un teaser. Queremos realizarlo el próximo año. El protagonista es Daniel Muñoz, acaso el mejor actor de Chile, y su parecido es impresionante, además como es cuequero está increíble. Es ver al Tío Roberto cantando, el “resucitamiento” del Tío Roberto. Es un proyecto de época y dado que justo este año se cumplen tres décadas desde que estrenamos La Negra Ester el 88 en Puente Alto, sería lindo que todo el elenco participara de la serie. Además el Tío Roberto representa al guachaca, un sentir popular que no ha sido retratado por nadie más como él.