Así será el primer museo fugaz del amor de Santiago

Emma Antón

Lunes 12 de marzo de 2018

A diferencia de las otras intervenciones del Colectivo VAM, en esta oportunidad se podrán exhibirán objetos y hasta personas.

El próximo desafío del Colectivo Vamos Al Museo (VAM) estará centrado en el amor. La fecha, horario y ubicación de esta exhibición fugaz (aparecerá y desaparecerá en tan sólo unas horas) aún no son reveladas por el grupo, pero sí se sabe que el evento tendrá lugar en el centro de Santiago.

Paulina Henríquez, una de las tres personas que comenzaron el proyecto a inicios del año pasado, detalló que la idea de esta muestra es exponer qué, cómo y a quién amamos los chilenos.

“La idea es que cada persona postule con un objeto o una persona, si ésta última quiere estar. El objetivo es que cada objeto represente una historia de amor no solamente de pareja, sino de familia, de animales o de una época de tu vida, pero que los objetos representen eso”, explicó Henríquez.

En un inicio, la convocatoria estaría abierta hasta este mes, sin embargo, las organizadoras decidieron extenderla hasta inicios de mayo. Para postular, todos lo interesados deben enviar un correo a hola@vamosalmuseo.cl, con una fotografía del objeto que quieran exhibir y acompañarlo de un relato de lo que significa para el postulante dicho objeto.

El texto no debe superar los 400 caracteres, ya que será el relato que acompañe al elemento elegido el día de la exposición. No existe un límite de objetos con los que se puede postular, pero sólo se escogerá uno.

Las tres amigas realizarán la curaduría de la muestra. En otras oportunidades, el Colectivo VAM ha realizado intervenciones con museos fugaces en Santiago y Providencia. El primero de ellos estuvo centrado en la infancia chilena, con fotos de personas comunes y corrientes que abarcaban los años desde 1950 a 2000.

En tanto, el museo que se instaló en Providencia se inauguró a inicios de este año en el Patio Bellavista, y tenía como protagonistas a los personajes clásicos y a vecinos del barrio.

A diferencia de esas ocasiones, el Museo del Amor no será exclusivo de fotografías. “Si el objeto es escogido, la persona debe facilitar el objeto en cuestión para exhibirlo, porque no vamos a mostrar las fotografías que nos envíen, sino que los elementos mismos. Una vez concluida la exposición se devuelven, porque nosotras apostamos a que sean súper queridos para la gente, por lo que no queremos que tengan el temor de que no los vamos a devolver”, tranquiliza la cocreadora de VAM.

Cerca de la gente

Henríquez, junto a Paulina Roblero y Verónica Calderón, iniciaron el colectivo con el fin de acercar los museos a las personas y para vincularlas afectivamente con los contenidos y las colecciones de estos lugares del país.

La principal motivación del Museo del Amor es incentivar la participación ciudadana con el fin de que se involucre, entregando una mirada diferente a la colección que da vida a un museo y a lo que se entiende comúnmente por amor.