Primer fitofármaco nacional de cannabis llega a pacientes

La Hora

Martes 27 de marzo de 2018

Cannabiol fue elaborado por Knop en alianza con Fundación Daya y 15 municipios. Llegará a 2.500 pacientes.
Por María Jesús Cristi

En Quilicura se llevó a cabo este martes la entrega gratuita del primer fitofármaco chileno a base de cannabis, llamado Cannabiol. Este fue elaborado por Knop Laboratorios, en alianza con la Fundación Daya, y con el respaldo y aprobación del Instituto de Salud Pública (ISP).

Este fitofármaco (producto farmacológico que tiene a plantas como principio activo) es el primero en Latinoamérica de su tipo y cada frasco contiene entre 8 a 10 mg. de cannabis en una base oleosa.

Las entidades que desarrollaron el producto mantienen un convenio con 15 municipalidades en donde atienden a 2.500 pacientes, quienes recibirán gratis cada mes, y por un año, uno de los frascos de Cannabiol de 30 ml.

En tanto, si algún paciente que no pertenece a este grupo de 2.500 personas quiere adquirirlo, deberá pedir una autorización al ISP e inscribirse para comprarlo a un valor de $45.000, la que permitirá adquirir el producto por 6 meses de tratamiento.

Desde Fundación Daya se informó que ya hay 200 solicitudes al ISP aprobadas, que equivalen aproximadamente a 1.700 frascos.

ACUERDO
Aunque este fármaco -que aún no tiene registro sanitario- no se puede vender libremente en las farmacias del país, Fundación Daya y el ISP acordaron una vía especial de distribución y venta.
“Hoy día esta vía de uso provisional permite que esto esté disponible en farmacias sólo mediante esta autorización personal, con prescripción médica. Es una vía bastante simple y que permite que cualquier paciente chileno que quiera acceder al uso del cannabis medicinal pueda hacerlo”, explicó a La Hora Ana María Gazmuri, directora de la fundación.

Las comunas adheridas son Arica, Tal Tal, Calama, Tocopilla, Antofagasta, Copiapó, Peñalolén, Quilicura, Quinta Normal, Calera de Tango, Parral, Natales, Graneros, Chillán y Quilpué.

Dolor crónico
Durante la ceremonia se hicieron las primeras tres entregas gratuitas a pacientes menores de edad. Según Daya, las patologías que padecen los usuarios que harán uso de este beneficio son principalmente dolor crónico, enfermedades oncológicas y algunas neurológicas.

“Este beneficio es para las personas que están con cáncer terminal y dolor crónico, que ya no dan más, y van a poder adquirirlo en un corto plazo, porque igual tienen que pasar por un proceso de permiso del ISP, que esperamos que sea lo más breve posible”, comentó Paulina Bobadilla, fundadora de la ONG MamáCultiva.
Fundación Daya espera que se distribuyan o se vendan, al menos, uno o dos frascos al mes por paciente, aunque este número dependerá del tratamiento de cada persona.