Las mentiras vuelas

Gabriel León

Martes 13 de marzo de 2018

“La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde”, escribía Cervantes en 1605 en su obra El Quijote.

Han pasado cuatro siglos y el panorama no parece haber mejorado: un estudio reciente publicado en la revista Science muestra que las noticias falsas compartidas en Twitter tienen un alcance mayor que las noticias reales.

Para el sondeo los investigadores analizaron la veracidad de diferentes tweets con noticias que fueron compartidas miles de veces y encontraron que los tweets con noticias falsas llegaban a muchas más personas y se diseminaban más rápido que los tweets con información real.

Hoy, en un mundo en el que todos usan las redes sociales para informarse, esto puede tener consecuencias.

Una cosa interesante es que se descubrió que aquellas noticias falsas relacionadas con política son las que más rápidamente se diseminaban, junto con las que generaron respuestas ligadas a sentimientos como miedo, disgusto o sorpresa. Las noticias reales más compartidas, por otro lado, se vincularon con la alegría, tristeza o confianza.

Es importante notar aquí el papel de las emociones, ya que se muestra que el rol de las cuentas falsas (bots) en la popularización de noticias inventadas es limitado. De esta forma, son los usuarios reales los que contribuyen a esparcir noticias falsas.

Si bien no se analizaron los sesgos personales en la diseminación de noticias, investigaciones anteriores sugieren que las personas están más dispuestas a compartir información que confirma sus puntos de vista, independiente de la veracidad.

Lo más destacable de este nuevo estudio es que contrapone la relevancia de las cuentas falsas con las verdaderas en la masificación de noticias, analizando la importancia de ser responsables con la información que compartimos.