Fabrizio Donoso, vicecampeón chileno de Fórmula 1 Virtual quiere dar el paso a un auto real

Gabriel Arce

Jueves 15 de marzo de 2018

Vive desde los cuatro años en Suiza, pero prefiere defender a Chile. El próximo lunes se probará en Italia para ser un piloto real.

Este año se cumplirá un cuarto de siglo desde la última vez que un chileno rodó en la Fórmula 1: en la temporada 1983 Eliseo Salazar completó su tercer y último año en el Gran Circo en la escudería RAM Racing.

En estricto rigor, sin embargo, la última aparición de un compatriota en una competencia oficial del mundial de automovilismo fue en noviembre. Mientras desfilaban las figuras de las diez escuderías en la última fecha del calendario, en Abu Dhabi, un joven de 18 años con la bandera de Chile en su gorra disputó la final de la primera edición del Mundial virtual de la F1.

“Fue fabuloso porque se transmitió a todo el mundo y tuvo un éxito tremendo”, recuerda Fabrizio Donoso, chileno que vive desde los cuatro años en Ginebra, Suiza.

Pese a tratarse de un simulador, la tarea del joven tuvo enorme mérito: llegó a la carrera definitiva tras superar las clasificaciones entre 65 mil jugadores y las semifinales en Londres contra los 40 mejores pilotos virtuales del orbe.

En Emiratos Árabes Donoso rozó la gloria, pero se esfumó en la última vuelta: el bólido Mercedes que usó el ginebrino iba primero a escasas curvas antes de llegar a la bandera a cuadros, hasta que un giro en falso hizo que el británico Brendon Leigh le arrebatara la punta con una diferencia irremontable.

Pese a ese sabor amargo, el segundo puesto lo situó en la foto oficial con una sonrisa incontenible. No tanto por alzarse como vicecampeón del mundo, sino que por el regocijo de abrirse una ventana hacia su gran sueño: ser un piloto convencional. “Después de la final de Abu Dhabi un mánager de la Fórmula 1 se me acercó y me hizo un ofrecimiento. Este mes tengo unas pruebas en un equipo que está presente en Fórmula 2 y 3. De esas pruebas van a ver si potencialmente me pueden poner en un Fórmula real”, cuenta a La Hora.

Aunque se excusa de dar más detalles, Donoso da pistas: se trata de una escudería europea y las pruebas serán de lunes a miércoles de la próxima semana en Italia.

24

Entre dos mundos

“Siempre tuve facilidad para los autos. Aprender a manejar se me dio fácil, fui casi autodidacta. Siempre me ha gustado hacer karting. Pero bueno, por la plata que piden aquí en Europa, yo nunca pude intentar una carrera en automóviles”, comenta.

-¿Por eso elegiste los eSports?
-Siempre me gustaron los videojuegos, y más los autos. En 2014 vi por la tele un Gran Premio de la Fórmula 1 y quedé fascinado. Es el deporte más extremo de todos. Para este mundial, por ejemplo, entrené seis horas diarias.

-¿Vas a competir en el próximo campeonato virtual?
-Me confirmaron que por haber conseguido el podio ya estoy clasificado a las semifinales. Por lo que sé, el del 2018 será aún mejor y más grande. En serio me proyecto con una carrera profesional en los eSports, hasta tengo mi equipo, el Race Clutch. Aunque si consigo la oportunidad de ser piloto real, no dudo y la tomo.

-¿Y cómo alguien de los videojuegos puede tener una opción en el automovilismo?
-Justo eso nos destaca de todos los eSports. El automovilismo virtual es muy cercano a una simulación real de una carrera. Por ejemplo, un jugador de FIFA, por muy bueno que sea, jamás va a poder hacer en la vida real lo que hace con el control. Eso tenemos nosotros: nuestro aspecto deportivo se basa en las mismas habilidades de un piloto real. Ellos entrenan con simuladores, al igual que yo.

-¿Por qué no representar a Suiza en vez de Chile?
-No tengo muchos recuerdos de infancia, aunque vamos los veranos a visitar a la familia. Pasa que mis padres me inculcaron mucho la cultura de allá y eso es lo que amo. Prefiero Chile.

-La Fórmula E, por ejemplo, ¿Te gusta? -Al principio no. Después vi los pilotos con prestigio que competían y ahí si. Aparte aquí en Ginebra lanzaron los autos de la segunda generación hace poco. Son una belleza, muy futuristas. Ser el primer piloto chileno en el Mundial eléctrico no me molestaría.