Donald Trump destituye a su secretario de Estado y nombra a ex torturadora como la primera mujer como jefa de la CIA

La Hora

Martes 13 de marzo de 2018

Gina Haspel será la cabeza de la CIA y fue sindicada como torturadora por documentos desclasificados. 

Por medio de su cuenta de Twitter, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, anunció la destitución de Rex Tillerson como su secretario de Estado y el nombramiento de Gina Haspel como la nueva directora de la CIA, la primera mujer en ocupar el cargo de la agencia de inteligencia.

Mike Pompeo, que ocupaba el cargo de jefe de la CIA hasta ahora, será el reemplazo de Tillerson.

“Mike Pompeo, Director de la CIA, será nuestro próximo Secretario de Estado. Hará un trabajo fantástico! Gracias Rex Tillerson por sus servicios! Gina Haspel será la nueva Directora de la CIA, y la primera mujer elegida. ¡Felicitaciones a todos!”, publicó el mandatario.

El rol del ex secretario de Estado había sido duramente cuestionado a nivel político ya que no era cercano a los acercamientos entre Corea del Norte y la Casa Blanca.Durante el jueves pasado, Tillerson había declarado que las negociaciones entre ambos países eran “muy lejanas” pero esa misma noche, Trump anunció que se iba a reunir con Kim Jong-un en mayo.

Tras este anuncio, Tillerson suspendió su agenda y acortó su viaje para regresar a Washington. Se comentaba que el ex secretario no estaba convencido de acercarse a Corea del Norte debido a que podría significar que como país validaban a Kim Jon-un como gobernante.

Haspel, la torturadora

Gina Haspel está directamente vinculada a al menos una casa de torturas de la CIA en Tailandia. Según documentos desclasificados, en agosto de 2002 la CIA capturó a Abu Zubaydah, un afgano a cargo de un campo de entrenamiento. Zubaydah fue torturado con la técnica de water board, o simulación de ahogo, 83 veces, al menos una de ellas supervisada directamente por Haspel.

“Me gusta la forma en que babeas, le añade realismo. Casi me lo creo. No pensarías que un hombre adulto haría eso”, dijo Haspel al torturado, según escribió el psicólogo y desarrollador de métodos de tortura de la CIA, James Mitchel.

La CIA se dio cuenta que Zubaydah no era el informante de Al Qaeda que creían que era, y fue liberado. Las grabaciones de su tortura fueron destruidas ilegalmente.