Las cinco claves para cuidar el agua en el hogar

La Hora

Jueves 15 de febrero de 2018

Superintendencia de Servicios sanitarios entrega simples recomendaciones.

Por Ignacio González

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la cantidad adecuada de agua para consumo humano, incluyendo hidratación, cocina, higiene personal y limpieza del hogar, debiera ser de 50 litros por habitante al día. Sumado a las actividades agrícolas, industriales y ganaderas que nos alimentan, se calcula un gasto aproximado de 100 litros diarios per capita.

Según la UNESCO, a mediados de este siglo la población mundial alcanzaría los 12.000 millones de habitantes, la demanda de agua se habrá duplicado y las reservas hídricas del planeta llegarían al límite.

Frente a situaciones de escasez como las que ya se viven en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, se hace fundamental un cambio en las tendencias actuales de consumo y aprender sobre la denominada “nueva cultura del agua”, que se basa en el ahorro, la optimización, el respeto y su valoración como activo ecológico y social.

De acuerdo a un estudio de la OCDE del año 2011, una de las ventajas de Chile es que posee grandes fuentes de agua. De hecho, el país cuenta con seis veces más agua que la mayoría del resto del mundo. En el mismo informe, se señala que gran parte del agua es usada en la agricultura (73%), luego viene la industria (12%), y la minería (9%). Por último está el uso sanitario, que representa un 6% y comprende también el uso cotidiano en los hogares.

La gran interrogante es cómo utilizamos los recursos hídricos de los 1.251 ríos y casi 15 mil lagos y lagunas que se encuentran a lo largo y ancho del país.

Según explica la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), el uso indiscriminado del agua en el país ha traído innumerables problemas al entorno, cambiando la forma en que nos desenvolvemos y desarrollamos. “El agua potable es un servicio que sólo apreciamos cuando nos falta. Es urgente aprender a usarla en forma responsable, y lo mejor es empezar por casa. Además, ayudando al planeta se puede ahorrar en las cuentas de fin de mes”, aseguran desde este organismo.

Consumir agua de forma responsable es mucho más fácil de lo que se imagina, por lo que desde la SISS entregan algunas simples recomendaciones:

goteras

El goteo de una llave podría significar la pérdida de 30 litros al día, llegando a más de 10 mil litros en un año. Para detectar fugas, lea su medidor cuando no tiene consumo, es decir, al acostarse. Anote la cifra del medidor, y por la mañana vuelva a leerlo. Si la cifra no ha variado, no hay problema, pero si cambió, significa que hay fuga.

lavadoras

El lavado de la ropa representa el 20% del uso de agua dentro de un hogar, y cada lavado genera un gasto de 285 litros. Ante esto, la SISS aconseja lavar sólo cuando la carga esté completa, ya que un lavado de media carga ocupa más de la mitad del agua de un ciclo completo, por lo que se considera un servicio ineficiente.

en la cocina

La cocina ocupa el 10% del consumo, principalmente por el lavado de loza, que puede llegar a gastar 120 litros si se realiza con la llave corriendo. No descongelar alimentos bajo el chorro de agua, utilizar una fuente para enjabonar y otra para enjuagar los platos y lavar las verduras en un recipiente son las recomendaciones. Mantener un jarro de agua en el refrigerador para no tener que dejar abierta la llave hasta que el agua se enfríe también es una buena estrategia, sobre todo en verano.

en el baño

Con el 65% del consumo mensual, el baño es el lugar que más gasta dentro de los hogares. Cada descarga del inodoro, por ejemplo, significa entre 6 y 22 litros según el tipo de tecnología, y una ducha de 5 minutos consume 60 litros. Llenar moderadamente el lavamanos para la lavado de cara y manos, lavarse los dientes utilizando un vaso en vez de agua corriendo, y duchas de 3 minutos, cortando el agua mientras se enjabona, son algunas de las sugerencias. También se puede poner una botella llena de agua dentro del estanque, con el fin de ocupar espacio y así utilizar menos litros de agua por descarga del inodoro.

en el jardin

Finalmente, los usos externos se llevan el restante 5%, donde convergen el lavado del auto y la mantención del jardín. Según la SISS, la limpieza del automóvil una vez al mes es suficiente. Lavar usando baldes y una esponja en vez de una manguera, o comprar toallas especiales que no necesitan agua, disminuirán significativamente el consumo. Lavar el auto con una manguera corriendo puede suponer un consumo de cerca de 500 litros. Con respecto al jardín, es conveniente regar en las horas de menos calor, con el fin de perder menos agua debido a la evaporación. Regar de día significa 30% menos de agua, por lo que la noche sería el momento ideal.