Científicos extranjeros y chilenos graban el lenguaje de las ballenas

Carola Julio

Domingo 25 de febrero de 2018

Buque viaja con un micrófono sumergible por el norte del país para captar dialectos locales de los cetáceos.

Con el ambicioso objetivo de identificar los dialectos locales de cachalotes y ballenas azules, un grupo de científicos de la Universidad de Toulon, Francia, junto a especialistas del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) de Chile, comenzaron a grabar los sonidos del océano en nuestro país.

El proyecto, bautizado como Grabación acústica del mar, está a cargo de los doctores franceses Julie Patris y Franck Malige y se lleva a cabo en el buque científico Abate Molina, gracias a un hidrófono que va sumergido en el agua a un costado de la embarcación.

Este micrófono submarino registra los sonidos, que son grabados, procesados y luego identificados según cada especie por los investigadores de la casa de estudios extranjera.

“Reconociendo que más del 50 por ciento de las especies de cetáceos han sido observadas en Chile, los doctores Patris y Malige desean realizar grabaciones acústicas en nuestras aguas para utilizarlas como un indicador de la biodiversidad marina”, explicó la doctora Patricia Zárate, del IFOP.

La especialista nacional detalló que además de captar el lenguaje empleado entre los cachalotes y las ballenas azules, también se grabarán los sonidos de otros cetáceos.

El buque a cargo de la misión se encuentra recorriendo la zona norte del país, entre la Región de Arica y Parinacota y la Región de Antofagasta. Durante su travesía los observadores científicos del IFOP Robert Bello, Simón Zepeda, y la bióloga Carmen Barrios de la Universidad de Valparaíso, son los encargados de manipular el hidrófono, con el que ya han realizado las primeras grabaciones.

lenguaje-corporal-de-las-ballenas

Avistamientos

La identificación de las especies de cetáceos presentes en el mar, sobre la base de los sonidos detectados por el micrófono sumergible, podrán ser usadas para complementar los avistamientos de cetáceos que el IFOP realiza a bordo del Abate Molina.

Según señalaron desde ese organismo, esta actividad de avistamientos se realiza desde el año 2016 y se encuentra bajo el marco del proyecto Seguimiento de Recursos Altamente Migratorios-Enfoque Ecosistémico del Departamento de Oceanografía y Medio Ambiente, liderado por la doctora Zárate.

“De resultar exitosas estas primeras pruebas de grabación, el Instituto de Fomento Pesquero y la Universidad de Toulon firmarían un convenio de colaboración para continuar implementando las grabaciones en los cruceros, siempre que sea posible”, sostuvo la experta chilena.

Leonardo Núñez, director ejecutivo de IFOP, agregó que “esta experiencia de colaboración sentará las bases para que en el mediano plazo establezcamos una metodología indirecta de evaluación poblacional de los cetáceos marinos, como delfines, calderones, rorcuales y otros, asociados a nuestras pesquerías”.

Los sonidos de los cetáceos varían de una familia a otra, pero todas dependen del ruido para comunicarse y sentir.

Este sentido es fundamental para las especies submarinas, porque la absorción de la luz por el agua dificulta la visión bajo el mar. Los cetáceos tienen un sentido del oído muy elaborado, que incluye la habilidad de detectar con mucha precisión la dirección de procedencia de los sonidos.