Boom pizzero

La Hora

Jueves 08 de febrero de 2018

Hay pocas cosas más sencillas, sabrosas y honestas que una pizza; esa noble receta de origen italiano que, sin importar el estilo, es siempre una delicia. ¿Cómo se prepara? Consiste en una masa que se elabora a partir de agua, harina, levadura y sal; con distintas proporciones y tiempos de fermentado, según la receta. Chile ha vivido un verdadero boom pizzero en los últimos años, con decenas de locales especializados que han abierto en distintos puntos de la ciudad. Al paso, a domicilio o para retirar crudas, listas para hornear en casa. Hay para todo gusto y bolsillo.

Una de las más famosas es la pizza napolitana que en 2017 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Su masa es delgada y elástica, crujiente y de borde aireado. Su exponente más tradicional es la clásica Margarita, que solo lleva mozzarella y salsa de tomates, ideal para sentir el sabor y calidad de los ingredientes. Tres buenos ejemplos son las que ofrece Brunapoli -en La Dehesa y Vitacura-, Signore -a pasos del Costanera Center- y Omertá, en Bellavista: el más nuevo de la lista, que ofrece ricas pizzas fermentadas durante 30 horas, además de buenos vinos y cervezas artesanales.

Las pizzas al estilo romano son un poco más aireadas y de masa gruesa. En Santiago puedes encontrarlas en Romamor, que tiene un mesón con más de 15 variedades al corte que se venden por peso, con ingredientes como zapallo italiano o pera y roquefort.

La pizza argentina es otra variante: masa muy gruesa y alta, ultra esponjosa y con cantidades descomunales de queso. El mejor lugar para probarlas es La Argentina, en barrio Italia. Ahí ofrecen la clásica muzza con morrón y la fugazzeta, que tiene cebolla; las venden al corte y también se pueden comprar crudas para hornear en casa. A domicilio, recomiendo Similae: un pack de masas crudas preparadas al estilo napolitano, que vienen listas para hornear e incluyen mozzarella, salsa de tomates italiana y otros ingredientes.