Omar Pabst: La breve y agitada vida del primer chileno que jugó el Abierto de Australia

Cristian González Farfán

Lunes 22 de enero de 2018

Estudió ingeniería comercial con una beca en Estados Unidos, fue jugador y capitán del equipo chileno de Copa Davis y hasta llegó a ser gerente general de Canal 13. Falleció a los 34 años, tras un accidente doméstico. 

Por Cristian González Farfán

Raúl Pabst no le tomó el peso a la historia de su padre Omar sino años más tarde, cuando revisó diarios antiguos y asimiló recuerdos familiares. Nunca pudieron hablar entre sí: Raúl nació 15 días después de la repentina muerte de su papá. Su hermana Ana María tenía seis años; su hermano Omar José, tres.

“Mi mamá asumió súper bien la muerte de mi papá. A ella le tocó cumplir el rol de madre y padre, pero a mí no me faltó nada, los tenistas de la época siempre nos apoyaron”, revela Raúl, cuyo padre fue el primer chileno que jugó el Abierto de Australia y los cuatro torneos de Grand Slam, en 1965.

La casa de Raúl tiene un escritorio con reliquias de su padre: una raqueta marca Slazenger sin cuerdas, tres trofeos pequeños y dos diplomas del Círculo de Periodistas Deportivos, dibujados a mano alzada, que lo acreditaron como mejor tenista de Chile en 1958 y 1974. Los hermanos de Raúl heredaron los otros premios.

***

Omar Pabst se crió en el Stade Francais con su hermano Ernesto, y juntos serían destacados doblistas. Ambos eran entrenados por su padre Omar Pabst Yáñez. “Mi abuelo era muy disciplinado, se levantaba a las seis de la mañana para llevar a Omar y Ernesto a entrenar, y luego se iban al colegio”, asegura Raúl Pabst.

Ganó todos los torneos de Chile, en las series infantil, intermedia y juvenil. Una beca le permitió, entre 1959 y 1962, tanto a él como a Ernesto, cursar ingeniería comercial en la Universidad de Portland, donde combinó los estudios con el tenis. Desde 1993 tiene una placa en el Salón de la Fama de la casa de estudios.

196500007 davis - españa chile

Volvió a Chile para ejercer su profesión hasta que conoció al español Juan Gisbert, a la postre finalista de Copa Davis en 1965 y 1967.  En Santiago, Gisbert lo convenció de hacer una gira por el mundo. El hispano ya tenía comprados los pasajes. Había incluido en la ruta a Australia, país del que provenían baluartes como Rod Laver y Roy Emerson.

“Yo había terminado mi carrera de abogado y después de un torneo en Buenos Aires, llegué a Santiago y conocí a Omar. Nos hicimos amigos. Le propuse viajar por el mundo jugando tenis. Al día siguiente de mi propuesta, Omar dijo que quería acompañarme. Me puse muy contento. Me pidió que le prestara mi billete kilométrico para que le copiaran los mismos itinerarios. Partimos en diciembre de 1964 y en enero jugamos el Abierto de Australia, que en ese tiempo se llamaba Campeonato de Australia”, cuenta Gisbert desde Miami, donde reside.

-¿Los tenistas de ese tiempo solían ir a Australia?
-No, porque era muy lejos. Desde Europa demorabas 72 horas en llegar por las escalas. Y se gastaba mucho dinero. Tanto a mí como a Omar nuestros padres nos financiaron el viaje. Fuimos sin entrenador, sin médico, era todo amateur, recuerda que estamos hablando antes de la Era Open. La pasamos muy bien. Me dolió mucho la muerte de Omar.

Según el registro oficial de la ATP, Pabst perdió en primera ronda ante el local Owen Davidson por 7-5, 6-2 y 6-4, aunque una crónica de El Diario Ilustrado, redactada a partir de una carta que el chileno envió al periódico, entrega sutiles matices.

“Como nota curiosa, diremos que Pabst es el primer tenista chileno que juega en el Campeonato Nacional de Australia, y su actuación fue bastante satisfactoria, como que cayó en la tercera rueda ante el quinto jugador australiano e integrante del equipo isleño de la Copa Davis, Owen Davidson”, reseña el artículo, publicado el 10 de febrero de 1965.

Un año después de esa experiencia, el chileno Patricio Rodríguez se atrevió a ir, pero “mi interés no era el Campeonato de Australia, sino entrenar con los tenistas de ese país. Australia no tenía el estatus de los otros Grand Slam. Uno tenía que ir por sus propios medios y coincidía con Navidad y Año Nuevo”, opina el Pato, amigo y compañero de generación de Pabst.

La aventura de Pabst y Gisbert continuó en exóticos destinos como Egipto y Tahití, donde disputaron exhibiciones entre sí. El juego del español, sin embargo, se volvió una piedra en el zapato para el nacional. Las únicas derrotas que sufrió Pabst en la gira, cuenta El Diario Ilustrado, “han sido a manos precisamente de su amigo Gisbert, con quien ya empieza a padecer de una especie de complejo que no deja de preocuparle”.

***

Tras jugar Copa Davis de forma discontinua entre 1957 y 1968, Omar Pabst se retiró del tenis en 1970, pero un año después asumió como capitán. En 1972 alcanzó la final de la Zona Americana ante Estados Unidos.

“Omar era un tipo muy caballero, muy simpático. Él fue pionero en irse a jugar con una beca a Estados Unidos. Fue una huella que yo seguí después”, recuerda Jaime Fillol, dirigido por Pabst en esa Copa Davis, jugada en el Stade Francais.

Al mismo tiempo, Pabst entró a trabajar a Canal 13 como gerente general. “Era una excelente persona, muy jovial, integrador. Asumió en momentos complicados del país, pero el que controlaba realmente el canal era el padre Raúl Hasbún, no Omar”, recuerda Arturo Nicoletti, ex director de Sábados Gigantes.

Pabst fue desafectado de su cargo entre marzo y abril de 1974. Según el libro La historia oculta del régimen militar, de Ascanio Cavallo, el rector de la UC designado por la dictadura, Jorge Swett, ordenó la destitución de Pabst, Hasbún -director del canal- y Juan Pablo Román, director administrativo.

A pocos meses de su salida, Pabst perdió la vida en un absurdo accidente: el 15 de agosto de 1974, cayó desde una pared a una piscina sin agua de la casa vecina. El duro golpe en la cabeza lo dejó dos meses en coma. El 14 de octubre de ese año falleció en el Instituto de Neurocirugía de Santiago. Tenía 34 años.

El entonces jefe del departamento de prensa de Canal 13, Manfredo Mayol -padre del ex precandidato presidencial del Frente Amplio, Alberto Mayol-, lo recordó así en el diario Las Últimas Noticias del 15 de octubre de 1974: “Fue un hombre íntegro que llegó a formarse una valiosa experiencia y dominio del medio televisivo. Gran deportista, hombre de un gran vigor físico, fue muy querido por todos los que trabajaron a su lado”. Desde entonces, el Stade Francais creó el torneo Omar Pabst, vigente hasta hoy.

-Descubrí tarde a mi papá- afirma Raúl Pabst. Y mira al escritorio con los recuerdos de su padre.

65