La estrategia de Una mujer fantástica para atrapar el Oscar

María Eugenia Durán

Martes 23 de enero de 2018

Película chilena vuelve este jueves a los cines chilenos y la próxima semana se estrena en Estados Unidos.

El ambiente era completamente festivo este martes en la productora Fábula (de los hermanos Pablo y Juan de Dios Larraín), en Ñuñoa. El elenco de Una mujer fantástica celebró con la prensa local su anunciada nominación a los premios Oscar en la categoría de Mejor Película de Habla no Inglesa.

“Vamos a celebrar hoy hasta el infinito y mañana nos levantaremos muy temprano a trabajar”, anunciaba Juan de Dios Larraín, anticipando el arduo trabajo que se les viene para exhibir la cinta en Estados Unidos y acrecentar así las posibilidades de que gane un Oscar, el segundo que obtendría nuestro país luego de la hazaña de Historia de un oso en 2016.

Antes de comenzar su diálogo con los periodistas, tanto los protagonistas de Una mujer fantástica, Daniela Vega y Francisco Reyes, como el director Sebastián Lelio y el equipo de producción quisieron dedicar este logro al fallecido antipoeta Nicanor Parra. “Gracias, Nicanor, por enseñarnos lo que es el talento, la rebeldía y la eterna juventud”, dijo el director a nombre de todos.

Daniela Vega, en tanto, no paraba de sonreír. Dijo sentirse feliz y agradeció a su “chiquillada” que la acompaña siempre y “a estos hombres fantásticos que han estado en todo lo que hemos hecho aquí”.

Para ella esta cinta es una apuesta que requirió mucho trabajo de todo un equipo. “Me siento parte de una familia artística que ha creado algo y que está haciéndose preguntas, y esas preguntas espero que aparezca en el corazón y la cabeza de aquellos que toman decisiones”, dijo.

Para Pablo Larraín la película nació “desde el amor a la historia, al personaje y de la necesidad de contar también al mundo en que estamos. Chile es un país que tiene ciertas fobias, que tiene fobia a los transgénero, fobias culturales, morales, que es clasista, y el cine viene a mostrar eso. Y si se hace con humanidad y con belleza, eso viaja”.

Larraín agregó que la nominación al Oscar es una “noticia gigante” que actuará como un amplificador: “Significa que la película va a ser muy vista, que es la razón por la que hacemos cine”.