Envy Taco: como en las calles del DF

Sebastián Alburquerque

Jueves 11 de enero de 2018

En pleno barrio Franklin está esta pequeña cocinería donde preparan verdadera comida callejera mexicana. Rico, barato y sorprendente.

Es raro que habiendo tanta historia entre Chile y México hayan tan pocos lugares donde comer verdadera comida mexicana. Uno pensaría que entre el incesante ir y venir de productos culturales para allá y para acá alguien podría haber puesto un restaurante. Alguna banda de capa caída después de probar suerte sin éxito en el DF podría haber puesto un carrito de tacos, pero no.

Pero bueno ya no busquen más, señores y señoras. En barrio Franklin está la mejor picada mexicana de Chile y se llama Envy Taco.

El local es una pequeña cocinería en el último piso de un centro comercial. Sí, da para desconfiar, porque ¿cuándo fue la última vez que comiste algo realmente bien hecho en un patio de comidas? Pero acá no hay cadenas sino que puros emprendimientos con nombre y apellido.

En Envy Taco el menú es único y cambia todos los días. En la visita se degustó tacos de carnitas de cerdo deshilachado, con “hummus” (así sale en el menú) de poroto negro, salsa roja, salsa verde, crema mexicana y cilantro ($4.000 los tres tacos).

Este adjetivo no suele usarse mucho en esta sección pero creo que es el mejor le cabe: increíbles los tacos. Cada uno de sus componentes destacaba y se complementaba. Desde el taco, hecho de maíz y crujiente pero sin perder estabilidad estructural, hasta las diferentes salsas. Todo repleto de sabor. El cerdito cocinado a la perfección, la salsa verde fresquita y picante, la salsa roja profunda y picante, y la crema deliciosa y suave.

De estar en Providencia estos tacos podrían costar el doble. Pero lo que los hace ser fieles al espíritu de la comida mexicana, es que estos tacos son comida callejera, para el bolsillo del proletariado, pero increíblemente bien hechos.

Lo único negativo, si se puede decir algo así, es que te deberían prestar una ducha después de comerlos. Pero si puede, vaya. Aproveche que la Línea 6 va con poca gente todavía.