Cómo cuidarse de los principales accidentes del verano

Carola Julio

Jueves 11 de enero de 2018

Problemas propios de la época estival pueden evitarse con un kit de emergencia.

Quemaduras, alergias, caídas. Los accidentes y enfermedades típicas del verano pueden arruinarnos las vacaciones. Por eso es tan importante preparase para evitar las complicaciones. Y si llegan, afrontarlas con dignidad y cuidado médico.

Según expertos, hay varios males que nos pueden aquejar en verano: los más comunes, los accidentes, pero también pueden atacar enfermedades que tienen que ver con el sol o la exposición al mar y a las piscinas.

Alex Gerhard, jefe de Prevención Interna de la ACHS, cuenta que los accidentes más comunes en verano son las caídas por jugar cerca de las piscinas y la inmersión. También sostiene que los siniestros automovilísticos suben su frecuencia. Según Gerhard, la clave para evitar que nos pase algo en la época estival es que “quien organiza el viaje tenga información del lugar a donde va a ir”. Para el experto en seguridad conocer el terreno ayuda a la prevención.

“Que sepa si hay quebradas, ríos cercanos a la localidad. Que lo tenga claro y además sepa si el lugar cuenta con primeros auxilios, un paramédico”, relata.

Otra de las principales afecciones clásicas del verano son las enfermedades a la piel. Para Héctor Fuenzalida, dermatólogo y académico de la Facultad de Medicina de la U. San Sebastián, el verano es un periodo en que algunas condiciones a la piel pueden acentuarse y por eso hay que cuidarla más.

“Hay varias enfermedades que pueden aparecer y otras que se exacerban, todas relacionadas con el sol y con el hecho de compartir más con la naturaleza”, sostiene el especialista. Fuenzalida destaca el contacto con ciertas plantas que pueden causar reacciones alérgicas y también sostiene que la exposición a picaduras de insectos es mucho más frecuente que en invierno.

“En Chile, en general, las picaduras no son venenosas, pero en personas que tiene la piel un poquitito más sensible pueden generar cuadros más severos”, cuenta el médico. Lo mismo pasa con las medusas, por ejemplo, que por los irritantes que tienen también pueden provocar algún cuadro de dermatitis.

Para Fuenzalida, lo principal es proteger la piel de los rayos UV y por ende de las quemaduras producidas por el sol. Recomienda no exponerse en horas intensas y usar ropa adecuada que cubra una mayor superficie del cuerpo.

Cecilia Viscaya, pediatra, infectóloga y especialista en medicina del viajero de la Red de Salud UC Christus, cuenta que la clave es programar las salidas de verano si se va con niños, o al extranjero. Para la especialista, una consulta es óptima si se quiere viajar con menores de un año, ya que las exigencias epidemiológicas cambian y hay lugares que no están recomendados para los niños.

Otro de los factores de riesgo es viajar a la casa de familiares en el extranjero. Suena paradójico, pero la pediatra cuenta que los papás no toman mayores resguardos por tratarse de ir a una casa conocida y, en general, esos son los niños que más se enferman.

La experta recomienda la consulta temprana (dos meses antes de un viaje al exterior), vacunación y tener un botiquín que lleve todos los medicamentos de uso diario y un kit de emergencia.

Consultas médicas veraniegas más comunes

  • Picaduras de insectos: Se pueden dar en Chile o en el extranjero. Es recomendable vacunarse y usar repelente.
  • Intoxicaciones alimentarias: El cambio de dieta y el relajo pueden causar dolor de estómago. Es mejor consumir alimentos cocidos y agua embotellada.
  • Quemaduras solares: El sol tiene cualidades para la producción de vitaminas y la regulación del ciclo circadiano. Pero hay que tomarlo siempre con protector solar e hidratarse constantemente.