El bonito gesto de unas adolescentes con un garzón al que le habían dado poca propina

La Hora

Miércoles 24 de enero de 2018

“No nos dimos cuenta de lo poco que era realmente y nos marchamos, sin tener ni idea de lo que te dejamos por todo tu duro trabajo” escribieron las adolescentes en una carta.

Un garzón recibió una carta de disculpas con la propina que le correspondía luego de haber atendido a un grupo de adolescentes a principios de este mes.

A través de su cuenta de Imgur, el usuario identificado como Seminole compartió una carta que le había llegado de un grupo de adolescentes que había atendido a principios de mes.

Como de costumbre, el joven atendió amablemente al grupo de niñas a quienes incluso les modificó el menú con tal de que estuvieran a gusto. No obstante, cuando se retiraron, le dejaron una pequeña propina de 3,28 dólares.

“No hay nada más frustrante que te dejen un poco o nada de propina y el cliente sonría y dé las gracias cuando se va”, dijo el garzón en la red social. Sin embargo hubo un hecho que lo hizo cambiar de parecer sobre sus clientas.

Casi una semana después de haberlas atendido, el joven recibió una carta que las jóvenes de 13 años le habían dejado en la recepción junto a la propina que merecía.

“Quiero disculparme en nombre de todas. Ya que todo esto era nuevo para nosotras, nuestras mentes treceañeras no supieron exactamente qué hacer con la cuenta. Nos ayudaste a dividirlo todo y te llevaste nuestro montón de monedas. La cuenta era razonable, pero nos olvidamos completamente (sinceramente, algunas ni lo sabíamos) de la propina, y no sabíamos ni cuánto dejar. Así que vaciamos nuestros bolsillos y lo que teníamos eran 3,28 dólares. No nos dimos cuenta de lo poco que era realmente y nos marchamos, sin tener ni idea de lo que te dejamos por todo tu duro trabajo”, decía la carta.

Las niñas añadieron que al darse cuenta de su error quisieron arreglarlo por lo que le mandaban una propina correcta de 18 dólares más algo extra. “Apreciamos tu ayuda y paciencia y gracias por hacer nuestra noche divertida. ¡Gracias!”, terminaron.

El gesto emocionó al joven que comentó que en el tiempo que llevaba trabajando como garzón nunca había visto un gesto parecido.

Lee la carta a continuación. 

p4o74uI tztVMfv