Biólogos van en busca de los gatos cazadores de pájaros

Natalia Heusser

Domingo 28 de enero de 2018

Hace un mes se inició una investigación que pretende que la gente tome fotos de aves que han muerto en las garras de felinos.Tórtolas y chercanes se ven amenazados.

Milo es un gato que estaba acostumbrado a vivir en departamento, hasta que se trasladó a una casa. El problema es que en este nuevo lugar despertó su instinto cazador y comenzó a atacar a los pájaros que llegaban al patio, lo que obligó a su familia a tomar algunas medidas.

Para evitar que amenazara a las aves Diego Miranda (36), biólogo y amo del felino, le puso collar multicolor. “Las aves pueden ver una gama de colores más amplia que nosotros, así distinguen los colores del collar cuando las quieren atacar”, dice Miranda a La Hora.

Esta situación llevó a Miranda, encargado de vinculación con el medio del Instituto de Ciencias Biológicas de la U. de Talca, a lanzar hace un mes un particular proyecto de ciencia ciudadana junto a otros biólogos y ornitólogos. La idea es que con la ayuda de la gente se determinen los efectos negativos de los gatos sobre las aves.

Para eso están solicitando registros fotográficos que puedan evidenciar lo que sucede, los que se deben enviar al mail catpreybirds@gmail.com.

“En países como EE.UU. y Canadá esta problemática se ha estudiado desde hace varios años, pero en Chile se desconoce. El gato doméstico es una de las especies invasoras más dañinas en el planeta y ha contribuido a la extinción de al menos 33 especies de aves, mamíferos y reptiles solamente en islas. En general atacan y depredan a las aves adultas, polluelos y huevos”, cuenta Miranda.

Según señala, se estima que solo en la comuna de Santiago hay una población cercana a los 40 mil felinos. “Tomando como referencia otros estudios sobre la mortandad de aves con la población indicada de gatos, aquí las muertes podrían superar las 100 mil en un año”, dice.

Hasta ahora han determinado que los ejemplares más amenazados son los zorzales, gorriones, tórtolas, chercanes y golondrinas chilenas. “Recopilaremos la información durante un año para luego generar un informe. Estos resultados se darán a conocer a las organizaciones y autoridades relacionadas con el tema”, explica.

Por el momento cuentan con una base de datos formada por treinta fotos de personas que han sorprendido a los gatos en acción.