Amistades peligrosas

Gabriel León

Martes 05 de diciembre de 2017

Fusobacterium nucleatum es una especie de bacteria que normalmente habita en la placa dental, esa película semitraslúcida que incluye restos de comida y bacterias que, si no es removida de manera eficiente, puede llevar al desarrollo de caries o inflamación de las encías.

El año 2011, científicos de EE.UU. hicieron un descubrimiento inesperado, al hallar esta bacteria asociada a muestras de cáncer de colon en humanos ¿Qué diablos hacía la bacteria ahí? Misterio. El hallazgo era tan inesperado, que varios centros de investigación del mundo fueron a confirmarlo y, efectivamente, la bacteria de la placa dental estaba presente en una gran proporción de los cánceres de colon analizados.

En un estudio publicado esta semana, los investigadores hicieron un nuevo hallazgo inesperado: los tumores de colon que hacían metástasis en el hígado, y que originalmente tenían la bacteria, la llevaban consigo al hígado.El tumor hacía metástasis llevando consigo a la bacteria, como si esta fuera parte integral del tumor, lo que sugiere que las bacterias viajan con el tumor durante la metástasis. Cuando los investigadores analizaron los mismos tumores en ratones, descubrieron que la bacteria seguía presente. Y no solo eso: si trataban a los ratones con un antibiótico que mata al fusobacterium, los tumores crecían más lento.

Si bien estos estudios son preliminares, todo sugiere que de alguna forma la presencia de la bacteria está ayudando al crecimiento y propagación de algunos tumores. Sin embargo, el asunto es muy complejo. Por ejemplo, existen otras bacterias que también podrían influir en los resultados observados y no se sabe con certeza si es un efecto directo de la bacteria, de alguna molécula que producen o del sistema inmune. “Dime con quién andas y te diré quién eres”, dice el refrán. En este caso, a esta pareja no hay que sacarle la vista.