Mala Imagen: "Piñera y Guillier tienen harto tema para parodiar"

Felipe Morales

Martes 28 de noviembre de 2017

El caricaturista chileno explica su interés por la política, el reflote de las historietas y los alcances de Dedocracia, su último libro.

Hace diez años Guillermo Galindo le dio un giro tan drástico a su carrera que incluso debió cambiarse el nombre. ¿La razón?. “El 1 de agosto de 2007 -como una forma de perder el tiempo en el trabajo- publiqué en un humilde blog el primer dibujo firmado bajo el seudónimo Malaimagen. Eran bocetos libres que se fueron convirtiendo en viñetas de humor negro y absurdo, y posteriormente de contingencia y sátira política”, detalla el propio Galindo en su sitio web.

A una década de aquel primer dibujo, Malaimagen suma adeptos como uno de los caricaturistas más populares del país, sumando a su catálogo libros como Abajo las manos, Sin Tolerancia (parodia del programa Tolerancia Cero), Pan y circo y Boleta o factura.

dedocracia malaimagen

Hoy hace ruido con Dedocracia, texto en que recorre, en sus palabras, “la crisis de la Nueva Mayoría, la lucha de la oposición por volver al poder, la irrupción del Frente Amplio, la carrera presidencial y las diversas corrupciones/colusiones/trucheosvarios de nuestra élite político-empresarial”.

Y es ese libro, junto a su trayectoria como dibujante, lo que presentará en CityLab Latinoamérica 2017, evento a realizarse entre el 13 y 15 de diciembre en Santiago y Valparaíso. “Ojalá mi experiencia sirva para que otros se atrevan y se animen a hacer sus propias cosas”, dice a La Hora, analizando el momento por el que atraviesa el mundo de las viñetas locales.

“El humor gráfico en Chile tiene una tradición muy larga. Me llama la atención que a la gente le llame la atención, habiendo existido tantos dibujantes. Tras la dictadura costó que se volviera a instalar el humor gráfico como algo importante, y en eso ayudó internet. Permitió que muchos autores, entre los que me incluyo, empezáramos a publicar, de forma libre y sin presiones editoriales, nuestro trabajo. De una u otra forma, estos dibujos son pequeños espacio de opinión. Además algunos tuvimos la suerte de pasar de internet al papel. Claramente en los últimos años se ha visto un reflote del tema gracias a las tecnologías”.

dedocracia malaimagen 2

-¿Por qué optaste por el humor político? ¿Mucho material en qué basarse?
-Si bien hace diez años comencé con Malaimagen, en 2009 empecé a integrar mayor contingencia a mis historias, incluyendo de a poco la política. Pasaron muchas cosas que me parecieron relevantes de incluir: en el gobierno de Piñera estaba el tema de las movilizaciones estudiantiles, los chascarros del mismo presidente daban para mucho (…) Voy recogiendo las situaciones tragicómicas que ocurren y les pongo algo de mi cosecha. Voy interpretando, dándole una vuelta para presentar historias atractivas a la gente.

-¿Hay políticos que son más interesantes o fáciles de abordar desde tu vereda?
-Hay personajes que tienen personalidades muy interesantes de caricaturizar. Marco Enríquez Ominami, José Antonio Kast, Alejandro Navarro tienden a lanzar muletillas que los hacen muy llamativos para los humoristas.

-¿Y para la segunda vuelta presidencial también hay harto donde hurgar?
-Claro. Piñera y Guillier tienen harto de donde se puede sacar material. Tienen larga historia y hartos temas con los que se puede parodiar. Tengo mucho donde nutrirme.