Gabriel Montecinos: El biólogo que busca salvar las algas y el mar

Carola Julio

Jueves 23 de noviembre de 2017

Trabaja con algueras para que aprendan a cuidar el recurso y sueña con hacer de las algas un súper alimento.

El futuro está en el mar, dice Gabriel Montecinos (32) biólogo marino y oceanógrafo que ha dedicado toda su carrera científica a rescatar el valor de nuestras costas y las algas que, como cariñosamente las llama, son “nuestro bosque marino”.

Pero para Montecinos, el bosque marino no es un mero eufemismo. Para él, el mundo del mar es realmente un espacio que debemos cuidar y proteger como a los bosques terrestres. La única diferencia es que no lo vemos mucho.

Divide su tiempo entre el laboratorio de Ecología de la Universidad Católica y el Centro de Conservación Marina en Las Cruces, de la misma institución. Allí dicta charlas de divulgación de la importancia de las algas en el ecosistema marino y como recurso, que podría ser uno de los salvadores de la crisis alimentaria que amenaza al mundo declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO). Además, es asesor científico y socio de Munani, una startup dedicada a promover el consumo alimentario de algas. Ha desarrollado varios productos en esa línea.

Con las algueras en la zona centro sur de Chile, Montecinos les enseña cómo extraer estas plantas marinas de manera que esta cosecha se vuelva sustentable en el tiempo y el recurso no se agote. La tarea para él es fundamental: lograr el equilibrio entre el uso y la renovabilidad del bosque marino. “Tenemos una de las costas más ricas del mundo con algas con cualidades únicas y especiales”, dice y agrega que “las algas tienen elementos únicos para la dieta humana. Tienen los aminoácidos esenciales”.

Las algas, explica Montecinos, tienen componentes que se usan para hacer jaleas, y flanes, un tipo de espesante que se usa para hacer comida y cosméticos. Por eso recalca que hay que usarlas sin abusar. “Lo que trato de transmitirle a los niños es que las algas son el bosque marino y como bosque marino cumplen la misma función que uno en la tierra: refugio para los peces, donde ponen sus huevos y nacen sus crías y se esconden de otros depredadores. Por eso hay que conservarlo”.