Estudio revela bajo conocimiento de educación cívica en los jóvenes

Carola Julio

Miércoles 08 de noviembre de 2017

Sondeo internacional muestra índices bajo el promedio mundial. Estudiantes chilenos desconfían del gobierno y las instituciones, pero son abiertos en temas de igualdad de género e inmigración.

Una paradoja es la que experimentan los escolares en Chile. Casi un 80% de ellos considera importante el derecho de elegir a los representantes políticos, pero para ellos no es una prioridad ir a votar.

Este es uno de los varios preceptos que reveló el Estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana, ICCS, el que evalúa la preparación de los jóvenes de 8° básico para asumir su rol como ciudadanos.

El ramo de Educación Cívica se dejó de dictar en los colegios chilenos en 1997 y a pesar de que la Presidenta Michelle Bachelet dio el vamos para que este volviera, aún el Consejo Nacional de Educación no lo implementa.

Los resultados de la prueba no son muy esperanzadores: están bajo el promedio internacional (482 versus 527 puntos) y no han subido desde el 2009. Una de las razones que esgrime Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, es que los estudiantes repiten los conocimientos y comportamientos de sus padres.

Uno de los aspectos más llamativos del estudio se refiere a la desconfianza entre los jóvenes. La mitad de ellos declara no creer en el gobierno ni en otras instituciones. Se trata de una baja significativa desde 2009 y algo que no se replica en los otros países estudiados.

“Los jóvenes son reflejo de lo que ha pasado a nivel nacional. Chile es uno de los tres países donde más ha bajado el porcentaje de personas que votan”, explica Nicole Cisternas, directora de Política Educativa de Educación 2020, agregando que “lo que nos indica este estudio es que a nivel general hay una desvalorización de la política”.

Para ella, la educación ciudadana es clave en la formación de los estudiantes. “Nosotros no vivimos aislados, vivimos en sociedad. Entender cómo es la vida en conjunto y desarrollar habilidades para insertarse en ella es clave”, sentencia.

2119131

Lo favorable

En la percepción sobre la igualdad de género, Chile obtuvo 52 puntos y es el único país de Latinoamérica sobre la media internacional, que llega a 50.

“Tenemos una generación de estudiantes que se definen a favor de la igualdad de género y hacia la igualdad de derechos de diferentes grupos étnicos y raciales. Creemos que esto es una gran oportunidad, tenemos un país que está cambiando, donde la valoración del otro avanza junto a la convicción de que tenemos los mismos derechos, lo que es un tremendo paso para construir una mejor sociedad”, dijo Henríquez en las conclusiones del trabajo.

Y no sólo se destaca la igualdad de género, sino también de grupos étnicos. Los estudiantes del país manifiestan su apoyo a afirmaciones como “En Chile, todos los grupos étnicos o raciales deberían tener la misma oportunidad de acceder a una buena educación” y “En Chile, todos los grupos étnicos o raciales deberían tener la misma oportunidad de conseguir buenos trabajos”.

IMAGEN-16166956-2

Los desafíos para un futuro no tan lejano

La formación de personas con interés por la cosa pública no se reduce al espacio escolar. La casa, los entornos extraescolares y el debate público promueven el “ágora” donde se aprenden los valores de la ciudadanía.

“Se debe abrir nuevos espacios de participación que respondan a los intereses de niños, niñas y jóvenes, y consideren sus formas de comunicación y convivencia ”, subrayó el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación.

Mientras, Nicole Cisternas asegura que se debería permitir que la discusión de lo público tenga cabida no sólo en un ramo de educación cívica, sino en la mayor cantidad posible de asignaturas posible.