Papiloma: niños también deberían ser vacunados

María Eugenia Durán

Miércoles 11 de octubre de 2017

Especialistas explican que varones pueden ser portadores y transmisores del VPH, pero también podrían desarrollar algunos tipos de cáncer.

Como un éxito total evalúa el Ministerio de Salud el programa de vacunación de niñas contra el virus del papiloma humano (VPH), iniciado en 2014 y que busca evitar enfermedades tan graves como el cáncer de cuello uterino. Sin embargo, como una forma de generar un círculo virtuoso de inmunización, los especialistas recomiendan vacunar también a los niños, quienes pueden sufrir de algunos tipos de cáncer por cepas del VPH.

El virus, que se transmite por vía sexual, puede producir varios tipos de cáncer, de los que el de cuello uterino es el más conocido y el que causa más muertes. El VPH mata a cerca de 600 mujeres anualmente en Chile y es el causante de más del 70% de los casos de cáncer cervicouterino en el país, además de provocar otros tipos de cáncer, como ano y vagina, así como verrugas genitales o condilomas.

“El programa lo evaluamos exitosamente. Cuando nos comparamos con en el contexto internacional, nuestras coberturas están en rangos muy superiores. Constituye además un nuevo paso en equidad en Salud, pues antes de la medida que impulsó la Presidenta Michelle Bachelet, la vacunación contra el virus papiloma humano estaba disponible sólo para aquellas niñas que pudieran costearla”, explicó a La Hora la ministra de Salud, Carmen Castillo.

El doctor Humberto Soriano, presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe), considera la vacuna que hoy se aplica a las niñas de 4° y 5° básico como una efectiva herramienta de inmunización, en cuya implementación trabajaron codo a codo con el ministerio. Esa es la misma vacuna que podría ser administrada a los niños y que se vende hoy en el mercado.

“El llamado a los padres es: proteja a sus hijos contra el cáncer y vacúnelos, esta es una oportunidad que no se puede perder”, enfatiza Soriano.

EFECTO REBAÑO

“Sochipe recomienda que se vacune tanto a hombres como a mujeres, no sólo por el ‘efecto rebaño’ (la población inmunizada protege a la no inmunizada y así se alcanza a la mayoría de la población), sino también porque, aunque los hombres no sufren cáncer cérvicouterino, pueden sufrir otros cánceres y enfermedades”, dice Soriano.

Esta opinión es compartida por el doctor Cristián Palma, urólogo y andrólogo de la Clínica Las Condes, quien explica que actualmente más del 20% de los hombres está infectado con al menos un tipo de VPH.

Hasta ahora los hombres habían sido considerados sólo como portadores y transmisores del virus, aunque ellos también pueden verse afectados por serios tipos de cáncer, algunos de ellos en aumento.“La población masculina puede ser igualmente afectada por enfermedades relacionadas, como el cáncer orofaríngeo, el cáncer anal o de pene, además de las verrugas anogenitales”, detalla Palma.

Y agrega: “el cáncer orofaríngeo -asociado al VPH-, que es el que más ataca a los hombres y no se puede prevenir porque no hay exámenes para detectarlo, al año 2025 probablemente va a superar la incidencia de cáncer cérvico uterino”.

Soriano dice que el VPH “se va adquiriendo y muchas veces se mantiene en el organismo por años”, y reitera que es muy importante vacunar antes de la adolescencia “momento en el cual la generación de antígenos es más efectiva”.

Los especialistas proponen que los padres vacunen a sus hijos e incluso sugieren seguir la senda de países desarrollados que ya han incluido en sus planes de vacunación el VPH para niños, entre los que destacan dos naciones latinoamericanas: Brasil y Argentina.

Soriano dice entender que el ministerio debe priorizar los recursos “que son limitados” y por eso decida “enfocar sus campañas en las personas más vulnerables ante la infección del papiloma, que son las mujeres”. Sin embargo, Sochipe y la Sociedad Chilena de Infectología ya han abordado el tema con el Ministerio de Salud.La ministra Castillo reiteró que la política de su cartera ha sido proteger a las niñas del cáncer de cuello de útero y “en este contexto, lo más importante ha sido tener altas coberturas de vacunación en las niñas, y ahí están centrados nuestros esfuerzos hoy”.Una ampliación del programa es una posibilidad. “No lo descartamos para un futuro próximo”, apuntó la ministra.

Cae el rechazo a la vacuna

La ministra de Salud, Carmen Castillo, destacó a La Hora que durante el 2017 no han tenido rechazos a la vacuna en los colegios y que “el 90% de las niñas que se han vacunado tiene el esquema de dos dosis incorporadas, lo que permite alcanzar una mayor eficacia en términos de protección frente al cáncer cervicouterino”.Asimismo resaltó que “un 30% de las niñas que no se quisieron vacunar en años anteriores, lo han hecho en los años siguientes, lo que nos pone muy contentos”.