Las medidas que adoptan vecinos de Santiago por la delincuencia

Emma Antón

Lunes 30 de octubre de 2017

Se evalúa aumentar dotación policial en la zona. Ropa cómoda por si hay que correr, no hablar por celular en la calle, utilizar productos de defensa y evitar sectores son algunas rutinas.

El homicidio de un joven hace dos semanas en pleno Paseo Ahumada, durante la madrugada, reveló un serio problema que enfrenta el Centro de Santiago. El robo del que fue víctima el hombre de 27 años, y que terminó con su vida, se sumó a otro asesinato que había ocurrido sólo una semana antes, a pocas cuadras del lugar, en San Antonio con Moneda.

La delincuencia es vista con temor no sólo por los miles de transeúntes que diariamente repletan el centro de Santiago, sino que también por sus residentes.

Osvaldo López (72) hace más de 30 años que vive en el Portal Fernández Concha, ubicado a un costado de la Plaza de Armas, por lo que en la actualidad ha sido testigo de cómo la seguridad es un tema pendiente en la comuna. Si bien admite que no se restringe al salir en la noche, siempre anda protegido. “En ese sentido soy un poco arriesgado, pero si salgo en la noche siempre me manejo con un gas pimienta. Luego de visitar a mi hija siempre tengo la precaución de no andar muy tarde, máximo hasta las 23.30, para andar relativamente tranquilo”, cuenta.

Cristián González, otro vecino de la comuna, también coincide en que la delincuencia es uno de los grandes problemas de Santiago. En los más de 15 años que lleva viviendo en el sector, este administrador de edificios de 43 años ha dejado de hacer cosas por resguardar su seguridad. “Lamentablemente tenemos varios asaltos, cada vez se ven muchos más ladrones que antes. Ahora ya no hablo por teléfono en la calle y evito los sectores más conflictivos, trato de pasar por otras calles”, relata.

De esta forma, los sectores más evitados por González son los paseos 21 de Mayo, Puente, y el Mercado Central, además del Barrio Mapocho y la Plaza de Armas. “Hace diez años, estos problemas se veían mucho menos. Yo sé que la Municipalidad está trabajando en el tema, el problema está en que va más lento de lo que se está posicionando la delincuencia y la droga en el sector”, explica González.

A_UNO_841500_95f2b

Ana Magnère (56) es profesora y evita andar con carteras muy grandes por el centro, como así también portar mucho dinero. “También trato de evitar las horas peak, donde hay mucho trajín en el Metro, y las calles demasiado solas. Lo importante es tratar de no perder el control como persona, no ponerse nerviosa. Andar con ropa cómoda también, por si acaso una tiene que arrancar”, cuenta la profesional.

Como la gente debe seguir haciendo su vida, la única alternativa es tomar medidas de precaución para llevar una rutina relativamente normal. Sin embargo, de esta forma la delincuencia casi es vista como el pan de cada día entre los habitantes de Santiago.

Alicia Vallejo (22) es estudiante y el pasado viernes a las 11 de la noche, luego de ir al cine, estaba esperando micro junto a su pololo en San Martín con la Alameda. De un bus bajaron tres sujetos armados, dos con cuchillos y uno con una pistola.

Lo anterior motivó a la pareja a ir a otro paradero, esta vez ubicado en Alameda con Nataniel Cox. No obstante, los hechos delictuales también se repiten en este lugar. “En ese paradero roban mucho. En el recorrido 301 hay que tener mucho cuidado, porque los lanzas saltan desde afuera de la micro para robar por la ventana, o simplemente las rompen. Sé que no debo llevar nada en los bolsillos externos y la mochila siempre debe ir abajo. Y si me toca irme en una ventana, la cierro de una”, relata la estudiante.

El pasado 19 de octubre, dos días después del asesinato del joven en el Paseo Ahumada, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, se reunió con el ministro del Interior, Mario Fernández, para discutir los problemas de seguridad que afectan a la comuna. En la oportunidad, el secretario de Estado se comprometió a evaluar el aumento de la dotación policial en el centro.