Tokio Ska Paradise Orchesta: Los senseis del ska se instalan en Chile

Ignacio Silva

Martes 12 de septiembre de 2017

Luego de visitar México y Brasil, la Tokyo Ska Paradise Orchestra llega a Santiago con su primera gira por América Latina.

La primera invitación llegó inesperadamente, en una tarde de fines de 2010. Por ese entonces, la Tokyo Ska Paradise Orchestra ya tenía una carrera que se encumbraba por las dos décadas y con la que se habían posicionado como los pioneros en su país del ritmo nacido en la capital de Jamaica a principios de la década de 1950, pero la propuesta tenía como fin algo que nunca habían hecho: cruzar el continente y llegar a México.

“Cuando nos dijeron que estaba la posibilidad de ir al Vive Latino del 2011 fue una gran sorpresa para nosotros, porque no esperábamos que conocieran nuestra música. Pero apenas fuimos nos dimos cuenta que habían muchos fans mexicanos, y nos sorprendimos con su pasión y su amor”, dice ahora el guitarrista Takashi Kato sobre la génesis de un encuentro que se ha seguido repitiendo con los años y que incluso ha propiciado que los nipones reversionen en clave ska Cielito lindo y Eres (Café Tacvba), dos clásicos del cancionero azteca.

Ese primer viaje también fue el inicio de la relación de la banda nacida en las calles de Tokio con Latinoamérica. Un año después de su primera visita al DF, de hecho, el combo de nueve músicos viajó a Brasil y ahora preparan su primera gira por el continente: será un periplo que, además de Sao Paulo, Bogotá y Buenos Aires, los traerá por primera vez a Chile para dar un concierto el 4 de octubre en el Club Chocolate (Passline).

“Estamos muy contentos, siempre quisimos ir. No sólo por lo musical, que ya nos han advertido que la gente allá es muy apasionada y alocada, sino también porque estamos ansiosos por probar la comida de Chile y tomar los vinos tan famosos que tienen”, bromea el baterista Kin-ichi Motegi, al teléfono desde su Tokio natal.

La visita, además, tiene un segundo objetivo: dar a conocer el trabajo de la banda semanas antes de que Sony Music edite por primera vez en Chile y el resto de Sudamérica Paradise has no border, el vigésimo álbum del colectivo, lanzado en Japón a comienzos de este año.

-¿Alguna vez pensaron que sus discos iban a llegar hasta acá?
-¡Para nada! De hecho, yo creo que nadie en la banda pensó que íbamos a terminar siendo conocidos ni siquiera en Japón. Pero que el disco vaya a salir acá es algo que definitivamente nos tiene contentos y orgullosos; es algo para contarle a los nietos.

-En México se relacionaron con bandas como Café Tacvba e incluso hicieron covers. ¿Podría pasar lo mismo en Chile?
-Claro que sí. De hecho, vamos con la intención de conocer bandas chilenas y ojalá tener un intercambio con ellas. Nos gustaría mucho poder crear junto con músicos y bandas chilenas.

-Ustedes empezaron en la calle, pero han logrado mantenerse. ¿Cómo lo han hecho?
-Supongo que es porque siempre estamos buscando hacer algo que nos parezca divertido e interesante. Supongo que el secreto está en hacer siempre lo que te gusta, explorar cosas nuevas y no parar nunca.