Tenista paralímpica Francisca Mardones ahora es una bala en el atletismo

Cristian González Farfán

Miércoles 06 de septiembre de 2017

Apurada por una lesión en su mano derecha, la tenista paralímpica probó en bala, jabalina y disco: este fin de semana batió tres récords de Chile y apunta a Tokio 2020. “Me gustaría ir en tenis y en atletismo”, dice a La Hora.

Si Francisca Mardones (39) retrasó su viaje a Chile fue por culpa de Harvey, que arrasó Houston, cerca de Austin, ciudad donde vive. “He arrancado de los huracanes toda la vida. Después de EE.UU., hice una escala en México y me llevé el huracán para allá”, murmura ella, a un costado de la pista atlética del Estadio nacional.

Pasó susto, casi fue evacuada, de modo que fue inevitable recordar el episodio que le cambió la vida: en 1999, cayó por un barranco tras un ciclón que azotó Islas Vírgenes y quedó con daño severo a la médula espinal. Gracias al tenis en silla de ruedas logró reinventarse.

Sin embargo, con la misma mano izquierda que empuñaba su raqueta, hoy lanza una bala roja de cuatro kilos. “Estoy en un período de transición, sigo con el tenis, pero tengo una lesión en mi mano derecha que me impide moverme bien con la silla de ruedas. Busqué una alternativa, y probé con la bala, la jabalina y el disco hace dos meses. Es lo que más se asemeja a un servicio en el tenis paralímpico”, explica la medallista de bronce en los Parapanamericanos 2007 y 2011.

El fin de semana pasado, Mardones torció todo pronóstico. Participó en el Nacional de Atletismo y logró batir tres récords de Chile -en su categoría F54- en las tres pruebas en que recién incursiona. Con la bala, en particular, lanzó 6,60 metros, marca superior al bronce que se consiguió en el último Mundial Paralímpico de Londres 2017. “Mi meta ahora es convalidar la marca en algún torneo internacional, porque tengo muy buenas opciones de destacar aquí”, agrega Pancha, quien ahora es entrenada por el mexicano Rodolfo Ortiz.

francisca mardones 2

-¿Esperabas esa marca?
-Me sorprendió, pero igual lo esperaba porque en el tenis mi servicio siempre ha sido muy potente. A los 10 años practicaba atletismo convencional y hacía el lanzamiento de la pelotita. Algo tiene que haber quedado de mi memoria infantil.

-¿Qué tal la adaptación?
-Por suerte en el deporte paralímpico siempre puedes optar a otra disciplina. Eso no se ve en el deporte convencional. Necesitamos fuerza en el tren superior, porque estamos fijos en la silla o en un banco. Por eso yo veo ahora a Natalia Duco, y es increíble su técnica. A mí se me hace más accesible porque no ocupo las piernas, pero mi fuerza de brazos proviene de los 12 años de experiencia en el tenis también.

-¿A Tokio 2020 como balista?
-Si puedo ir en tenis y atletismo, bien. Sería la primera chilena en dos disciplinas en Paralímpicos. El entrenador de Cristián Valenzuela (campeón paralímpico en Londres 2012), Ricardo Opazo, siempre me decía que yo tenía pasta para lanzadora. Mi prioridad será la bala.

-¿Te duele no poder rendir en tenis por tu lesión?
-Sí, me frustra un poco que la mano no responda tanto. Ahora me cuesta llegar a una pelota. Había pensado retirarme en tenis, pero ahora es bueno empezar un ciclo olímpico en otro deporte. Por suerte, el Comité Paralímpico me apoya en esta transición; y estoy apelando a la resolución del IND, que me rebajó la beca Proddar porque no obtuve resultados, siendo que competí lesionada en el Mundial de Italia para evitar que sancionaran a Chile. Espero que se revierta la decisión.